Una de las peores consecuencias que dejaron las protestas ocurridas durante el 18 de octubre pasado fue la quema de varias estaciones de Metro, las que obligan al tren subterráneo a dar un servicio parcial que se puede extender por los próximos 12 meses.

Según el último balance del Ministerio de Transportes, diez estaciones resultaron totalmente quemadas, mientras que otras 11 quedaron siniestradas parcialmente.

Por el momento, la investigación no ha dejado detenidos, aunque podría haber novedades en los próximos días según adelantó el director nacional de la Policía de Investigaciones (PDI), Héctor Espinosa.

En conversación con el espacio televisivo Bienvenidos, de Canal 13, el líder de la policía civil informó que “ya tenemos mucha gente que está identificada” y que están “más que cerca” de concretar aprehensiones.

Además, aseguró que quienes están detrás de lo ocurrido en el Metro “son grupos organizados“. “Es imposible que el mismo día y a la misma hora se quemen las estaciones del Metro. Tenemos muchas identificaciones, hemos hecho un trabajo muy largo (…) En los próximos días vamos a hacer detenciones“.

Espinosa agregó que lo ocurrido es un hecho premeditado ya que “es imposible que una persona cometa casualmente un hecho de esta envergadura (…) Estas cosas no son por algo del azar, aquí algo ocurrió que nosotros tenemos la obligación de aclarar”.

“El país necesita saber lo que pasó”, insistió.

/psg