Un club de swingers en el oeste de Alemania tuvo que ser evacuado a mitad de la fiesta después de que una alarma de monóxido de carbono se activara y varios huéspedes reportaron sentirse mal.

Bomberos alemanes (Reuters/Archivo)

Los bomberos de la ciudad de Hattingen, entre Dortmund y Düsseldorf, en Renania del Norte-Westfalia, informaron el domingo que unos 300 asistentes fueron puestos a salvo después de que la alarma sonara el sábado por la noche.

Los swingers, muchos de ellos cubiertos sólo con batas al salir del club, fueron llevados en autobuses para ser examinados por los trabajadores de primeros auxilios. Alrededor de 10 se quejaron de que no se sentían bien y debieron recibir tratamiento.

El departamento de bomberos reportó que no se detectaron niveles peligrosos de monóxido de carbono una vez que llegaron. En total, participaron alrededor de 160 miembros del personal de emergencia.

Jens Herkströter, vocero del cuerpo de bomberos, declaró al diario Bild: “Los servicios de emergencia del cuerpo de bomberos entraron en el club con protección respiratoria y evacuaron a unos 350 invitados. El edificio es muy espacioso y tiene varias plantas”.

Los swingers y empleados tuvieron que esperar en la calle, envueltos en toallas y otras prendas. Durante el operativo, algunas personas se desvanecieron y otras fueron atendidas en ambulancias.

Todavía no está claro de dónde salió el monóxido de carbono del club, mientras continúa la investigación. Para el domingo, el establecimiento volvió a estar en funcionamiento.

/psg