Un fuerte repudio al ataque que sufrieron esta tarde dos carabineras con bombas molotov y que quedaron con graves quemaduras, realizó el ministro de Interior, Gonzalo Blumel durante una visita que realizó a las funcionarias heridas en el hospital institucional.

“Fue una agresión violenta, cobarde contra dos mujeres carabineras que estaban trabajando para resguardar la seguridad de nuestros compatriotas”, sostuvo el secretario de Estado, acompañado del general director de Carabineros, Mario Rozas.

Blumel agregó que estos hechos “no tienen nada que ver con las legítimas demandas de los ciudadanos. Es violencia pura, por lo que aplicaremos todos los recursos que nos permite la ley para sancionar a los culpables de estos actos tan cobardes”.

Añadió que “no vamos a partir la impunidad de los autores de estas agresiones a Carabineros, aunque tome tiempo”.

Consultado sobre las vulneraciones a los Derechos Humanos que han sufrido manifestantes por parte de la policía, dijo que se deben investigar y sancionar si son efectivos “porque la ley es pareja para todos”.

Precisó que las funcionarias atacadas con bombas molotov se encuentran estables, fuera de riesgo vital pero con quemaduras graves.

Indicó, además, que este última jornada han resultado seis carabineros con lesiones, entre ellos una motorista.

El ministro del Interior dijo que tras las jornadas de protestas hay nueve mil personas detenidas y 500 en prisión preventiva.