El candidato del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, va con paso firme a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del próximo 24 de noviembre en Uruguay, en la que los sondeos le son favorables, más ahora que selló un acuerdo de coalición con el resto de rivales con el que aspira a desbancar al candidato del Frente Amplio, Daniel Martínez.

Según el primer sondeo publicado por Subrayado y realizado por Equipos Consultores, Lacalle Pou lograría el 47% de los votos, frente al 42% del oficialista Martínez. Solo el 6% de los consultados se muestran indecisos, mientras que el 5% restante dice que votará en blanco.

De confirmarse este pronóstico, Lacalle Pou conseguiría en su segundo intento llegar a la presidencia de Uruguay, tras su derrota en las elecciones de 2014 frente al actual Mandatario, Tabaré Vázquez y romper así 15 años consecutivos de Gobierno del izquierdista Frente Amplio.

En tanto, Lacalle Pou reveló este martes su acuerdo de coalición con los principales partidos de oposición, entre ellos el Partido Colorado de Ernesto Talvi y Cabildo Abierto del antiguo general Guido Manini Ríos, al que se bautizó como “Compromiso por el país”.

En el documento pactado tras una intensa negociación, el Partido Nacional hizo algunas concesiones tanto a colorados como a Manini y a otros partidos. “La vida es ceder”, ya sea “en la pareja o en un grupo de amigos”, sostuvo en el arranque de su campaña.

Según el candidato opositor, el acuerdo sellado es “un documento base, la condición mínima aceptada por los partidos” y, en su opinión, los “cambios son matices”, informa el diario El País.

Propuestas incluidas en el acuerdo

Entre las propuestas planteadas por los otros partidos opositores aceptadas por Lacalle Pou figura la formulada por Manini de llevar a cabo una auditoría de la gestión del Estado durante el año 2020 con vistas a “identificar espacios de ineficiencia y eventuales irregularidades en el manejo de los recursos públicos”.

Además, está previsto reducir el número de asesores y de cargos de confianza, así como un paquete de leyes anticorrupción y una normativa que establezca el ingreso y ascenso de personas contratadas en los gobiernos departamentales, según explica el diario.

En el plano de seguridad, es en el que se han introducido más cambios, dejándose de lado buena parte de los planteamientos de la reforma “Vivir sin miedo”, impulsada por el senador nacional Jorge Larrañaga, mientras que se incluye una de las principales reivindicaciones de Manini, la creación de una cárcel de máxima seguridad para narcotraficantes y delincuentes de alta peligrosidad.

/psg