El 26 de octubre llegó a la Dirección de Derechos Humanos de Carabineros una denuncia por parte del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) con un listado de 28 nombres, derivada desde la Fiscalía Nacional. El organismo puso a disposición de la policía una serie de identidades de personas presuntamente desaparecidas, tras decretado el estado de emergencia en el país.

La unidad de la policía uniformada derivó este requerimiento al Servicio de Encargo y Búsqueda de Personas y Vehículos (Sevb), dependiente de la Dirección de Investigación Criminal de Carabineros. Allí recayó la orden de investigar rotulada como “detenidos desaparecidos” o “detenciones sin registro”, tras la denuncia del INDH.

Tras 20 días de investigación, donde Carabineros acudió a cada domicilio sindicado, cruzó bases de datos de todas la comisarías de Chile y revisó más mil partes policiales, se descartó la presencia de “detenidos desaparecidos”.

Así lo confirmó un balance realizado por Carabineros, el que concluyó que de las 28 personas presuntamente desaparecidas se logró identificar a 22 individuos, pues del resto “no se ha podido realizar indagatoria alguna, puesto que en la búsqueda de información en las diferentes bases de datos que maneja Carabineros, los datos proporcionados por el INDH no existen en los sistemas”.

El balance elaborado por la policía uniformada detalla que “doce personas manifestaron a personal policial que concurrió hasta sus lugares de residencia o trabajo, que nunca estuvieron desaparecidas, ignorando los motivos por los cuales aparecieron en dicho listado. Otras seis personas estuvieron involucradas en diferentes procedimientos policiales, resultando detenidas por diversos delitos, permaneciendo por periodos reducidos en unidades policiales tanto de Carabineros, como de la PDI, estando estos antecedentes debidamente informados a las respectivas Fiscalías Locales”. Los cuatro sujetos restantes resultaron ser personas fallecidas en los incendios de Kayser y Mayorista, en Renca.

Los casos
El caso de las personas que no dijeron no saber por qué estaban en dicho listado es el que más “molestó” en la policía uniformada. Es el caso de un hombre identificado con las iniciales K.M.P.G, quien, según el balance de la institución, dijo a los carabineros que fueron a su casa en San Ramón el 29 de octubre, que “ignoraba los motivos por los cuales figuraba dentro de ese listado”, además, “por medio de un abogado pidió retirar su nombre de esa lista”.

Otro caso, por ejemplo, que se relata en el balance es el de un hombre identificado con las iniciales V.S.O, “persona que fue detenida el 21 de octubre por desórdenes en el centro de Santiago, pero una vez fue puesto en libertad y producto del toque de queda, no pudo retornar a su domicilio en la comuna de La Florida, alojando donde un amigo, retornando a su domicilio al día siguiente”.

Consultado el INDH sobre los resultados que arrojó la búsqueda de Carabineros y por qué había gente que no estuvo desaparecida, señalaron que “dentro del alto número de denuncias recibidas, se relatan posibles desapariciones de personas en diferentes contextos. Muchos de estos relatos contenían poca información de las personas denunciadas, a veces solo su nombre. Por la gravedad que implica la desaparición de una persona, registramos toda la información recibida, incluso de aquellas denuncias con información incompleta, para poner a disposición de las instituciones que tienen facultades investigativas dicha información, a través del Ministerio Público, a quien se le transparentaron las circunstancias en que la información había sido obtenida y las dificultades para entregar datos completos en todos los casos”.

Además, agregaron que “el INDH no es una institución investigativa, por lo que no tenemos las herramientas ni capacidad de esclarecer las circunstancias de posibles desapariciones. Sin embargo, nuestros funcionarios hicieron un trabajo de recopilación de toda la información que se pudo obtener de las denuncias realizadas, de manera de facilitar el trabajo del Ministerio Público”.

/psg