China y Estados Unidos alcanzaron un acuerdo para desmantelar gradualmente el alza en los aranceles de los productos de provenientes de cada nación, mientras siguen avanzando en una paz a la guerra comercial entre ambas partes.

“En las últimas dos semanas, los principales negociadores mantuvieron discusiones serias y constructivas y acordaron eliminar los aranceles adicionales por fases a medida que se avanza en el acuerdo”, dijo a periodistas el portavoz Gao Feng.

La cantidad de alivio arancelario que vendría en la primera fase, que se firmará en las próximas semanas, dependerá del contenido de ese acuerdo.

Ambas partes acordaron en las últimas dos semanas cancelar los aranceles adicionales impuestos durante sus meses de guerra comercial en diferentes fases, dijo Gao. De ser confirmado por EE UU, tal entendimiento podría proporcionar una hoja de ruta para reducir la escalada de una guerra comercial que ha dado lugar a una importante sombra sobre la economía mundial.

La demanda clave de China desde el el inicio de las negociaciones ha sido la eliminación de los aranceles punitivos impuestas por el presidente Donald Trump, que ya se aplican a la mayoría de sus exportaciones a los EEUU.

Aranceles a los autos
Durante el pasado fin de semana se conoció que la administración de Trump se estaba planteando no aplicar aranceles a los automóviles importados a finales de este mes, después de haber mantenido “buenas conversaciones” con los fabricantes de automóviles de la Unión Europea, Japón y otros países, según explica el secretario de Comercio Wilbur Ross.

En mayo, la Casa Blanca acordó retrasar los nuevos aranceles sobre vehículos y repuestos importados durante seis meses mientras Washington participaba en las negociaciones con la Unión Europea y Japón. Mientras que EE UU llegó a un acuerdo con Japón el mes pasado que evitó la aplicación de dichos aranceles, con la UE aún no ha llegado a un acuerdo.

“Nuestra esperanza es que las negociaciones que hemos estado teniendo con las empresas individuales sobre sus planes de inversión de capital hagan que no sea necesario hacer efectivos los aranceles”, dijo Ross a Bloomberg Television el domingo.

“Hemos tenido muy buenas conversaciones con nuestros amigos europeos, con nuestros amigos japoneses, con nuestros amigos coreanos, y esos son los principales sectores productores de automóviles”, dijo Ross en Bangkok, donde asistirá a una cumbre regional.

Corea del Sur fue antes eximido de cualquier tarifa futura porque renegociaron el Tratado de Libre Comercio entre EE UU y Corea, el año pasado. La UE ha mantenido que los coches fabricados en el bloque de 28 países no representan una amenaza para la seguridad nacional de los EE UU y no deberían tener aranceles americanos.

En septiembre, la comisaria europea de comercio, Cecilia Malmstrom dijo a Bloomberg que esperaba que se prorrogaría el plazo. Washington ya ha impuesto a la UE aranceles sobre su aceroy las exportaciones de aluminio utilizando la misma justificación de que es por un sistema de seguridad nacional.

/psg