El economista chileno -radicado en Estados Unidos- Sebastián Edwards, abordó esta mañana la situación en el país tras el estallido social del 18 de octubre y afirmó que “nadie está pensando en las consecuencias de lo que está pasando”.

“Chile no es un país normal”, sostuvo el profesor de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) en entrevista con Tele13 Radio, agregando que “no solo hemos regresado a América Latina, sino que nos vamos a quedar en América Latina”.

“La economía es un desastre, un desastre. Este trimestre vamos a tener crecimiento negativo sin ningún lugar a dudas, y el dólar va a subir mucho más. Entonces es un cuadro muy complicado y a mí me tiene muy pesimista”, recalcó el también escritor.

Además, aseguró que los análisis respecto a lo que ocurre en Chile “han sido muy simplistas o reduccionistas, y donde nadie se hace cargo”.

“El impacto sobre las fuentes de trabajo es atroz”, añadió y enfatizó en la necesidad de que las autoridades encuentren interlocutores en medio de estas manifestaciones. “En Hong Kong hay un líder, en Barcelona hay muchos (….), nosotros no tenemos. Hay que encontrar un interlocutor que represente el sentir de la sociedad y conversar con él”.

Asimismo, Edwards habló sobre “la paradoja de Chile: Desde el año 2000 uno de los países en América Latina que más redujo la desigualdad fue Chile y, al mismo tiempo, el país donde más creció la percepción de desigualdad fue Chile”, en ese sentido, el economista intentó explicar aquello señalando que el enfoque se ha puesto en superar la desigualdad económica y no se está poniendo la mirada sobre “la igualdad de trato, de áreas verdes”.

“Lo que estamos empezando a pensar es que hay equidad vertical, que es de ingresos, y horizontal, que es de trato, de calidad de vida, de áreas verdes, de percepción. Tenemos que empezar a hablar de ambas y tratar de medir en algún indicador”, dijo.

Y por último, Edwards expuso importancia de discutir una nueva Constitución, pese a recalcar que aquello “no sé si vaya a pacificar a los violentistas”.

“Creo que discutir una nueva Constitución es algo que es muy útil. Yo lo veo inevitable y la derecha le tiene un pánico atroz al tema (…). Ojalá lo hagamos bien. Se puede hacer algo bueno, no hay que tenerle pánico”, concluyó.

/psg