¿Cuántas veces has ido a ponerte una camiseta o un pantalón y te has sentido embutido como una morcilla por tener la barriga hinchada? Incluso si controlas lo que comes y haces ejercicio, tu vientre puede estar abultado. Ciertos hábitos que tienes -también afecciones médicas más serias- pueden ser los culpables de que tu tripa esté como un globo. Pero, no te preocupes, sabemos cómo puedes deshacerte de esa hinchazón en solo 24 horas.

De la mano de expertos te ayudamos a identificar qué hábitos y alimentos pueden estar boicoteando los efectos de tu dieta en tu ‘gordominal’. De este modo podrás ayudar a reducir la hinchazón, equilibrando tu sistema digestivo y acelerando tu metabolismo en el proceso. En menos de un día, el botón de tu pantalón dejará de estar a punto de explotar.

Bebe solo agua o té
Cuando la gente retiene líquidos, tiende a escatimar el consumo de agua porque piensan que empeorará su hinchazón. Pero se debería hacer todo lo contrario. Lo cierto es que beber mucha agua (y omitir el alcohol) le indica al cuerpo que ya no necesita retener hasta la última gota para mantenerse hidratado. “Los líquidos, específicamente el agua, son absolutamente clave para una digestión óptima”, señala en ‘Eat This, Not That!’ Isabel Smith, dietista y fundadora de la clínica Isabel Smith Nutrition.

Come un plátano
Los plátanos están llenos de potasio, un nutriente que ayuda a regular el equilibrio de líquidos y por ende aplanar la hinchazón abdominal. El potasio compensa los efectos del sodio en tu dieta, que es una causa común de retención.

Mascar chicle no es nada recomendable ya que provoca que traguemos aire, lo que puede hacer que nuestro vientre se hinche

Pero los plátanos no solo te ayudarán a vencer la hinchazón durante la noche. Un estudio de Anaerobe señala que las mujeres que comen un plátano como tentempié antes de las comidas dos veces diarias durante 60 días experimentan una reducción del 50% en la hinchazón.

No mastiques chicle
El chicle no solo hace que tragues aire que provoca que se hinche tu barriga, sino que también contienen alcoholes de azúcar y edulcorantes artificiales como el sorbitol y el xilitol. Debido a que estos no son absorbidos por su cuerpo, pueden causar molestias e hinchazón, según un estudio de Nutrición Clínica.

Come despacio
Aunque llegues a casa después de un largo día y estés hambriento, eso no significa que debas cenar a toda prisa. Comer demasiado rápido hace que tragues un exceso de aire, lo que puede provocar gases e hinchazón. Reducir la velocidad de masticación -con la boca cerrada- puede tener el efecto contrario.

Evita la comida grasa
Los alimentos con alto contenido de grasa pueden causar malestar gastrointestinal. Si bien algunas grasas son excelentes para tu intestino, como el omega-3, estas grasas no interactúan con tu cuerpo de la misma manera. Alimentarse de comida rápida a menudo aumenta los niveles de grasas no saludables como los ácidos grasos saturados y trans que causan una respuesta inflamatoria en el cuerpo.

Los alimentos con azúcares añadidos, en especial los edulcorantes, pueden ser muy molestos para el tracto intestinal y causar gases e hinchazón

El omega-3 pertenece al grupo de los ácidos grasos poliinsaturados. Originalmente tiene una gran presencia en pescados, mariscos, nueces y aceites de soja. Pero debido a sus beneficios para la salud, en los últimos años ha sido incorporado a otros alimentos como la leche o los huevos, entre otros.​

Da un paseo
En lugar de descansar después de la cena, sal a dar un paseo nocturno de 15 minutos: es una excelente manera de hacer que todo lo que hay dentro de tu cuerpo (los gases) se pongan en movimiento.

Pero no solo para reducir la hinchazón en sí: la clave para adelgazar pasa por caminar. Andar para bajar de peso puede ser, incluso, más efectivo que correr, según un estudio de 2015. Investigadores británicos descubrieron que las personas que realizaban regularmente caminatas rápidas pesaban menos que las dedicadas a otros tipos de actividad física, como correr, nadar o montar en bicicleta.

Evita los edulcorantes naturales y artificiales
“Los alimentos que se procesan con azúcares añadidos, particularmente con edulcorantes artificiales, pueden ser muy molestos para el tracto intestinal y pueden causar gases e hinchazón para muchos”, explica Smith. Además, los edulcorantes artificiales como los alcoholes de azúcar son parte de ese grupo de carbohidratos de cadena corta y alcoholes relacionados mal digeridos, que solo harán que tu barriga se hinche más.

/psg