Uno de los temas que se instaló en la agenda, a propósito de las últimas movilizaciones sociales es la introducción de cambios en la constitución. Mientras algunos abogan por asamblea constituyente, otros sostienen que cualquier reforma, debe pasar por el Congreso. Pero hasta esta semana, el presidente Sebastián Piñera se había negado a entrar en el debate. En su entrevista con BBC afirmó que “hay algunos a los que no les importa nada el fondo, lo único que quieren es el método”.

Por ello, en su entrevista con El Mercurio, el mandatario se mostró llano a la idea de reformar la carta magna. Incluso sorprendió con un anuncio. “Por supuesto que estamos dispuestos a discutir cambios (…); de hecho, estamos preparando un proyecto de cambios a la Constitución para poder actualizar y tener nuestra propia propuesta, que tendrá que ser discutida junto con la propuesta que hizo la (ex) presidenta Bachelet pocos dias antes de irse del gobierno”.

Sin embargo al abordar métodos, el mandatario se cuadra con el discurso que han sostenido personeros de Chile Vamos, es decir, el camino institucional. Tal como lo comentó con BBC. “Esto hay que hacerlo dentro del marco de la Constitución, la democracia y el Estado de derecho porque hay algunos que quieren saltarse ese marco. Eso es atentar contra la democracia, eso es no respetar lo que los chilenos tenemos como institucionalidad democrática”, aseguró.

Respecto a plazos, Piñera no dio mayores luces. “No quiero comprometerme con plazos, pero tengo claro que hay un sentido de urgencia. Esto es para ahora”. Pero, comentó la profundidad que debiera tener la reforma debiese ser mayor a lo esperado. “Hoy pienso que los cambios a la Constitución tienen que ser más profundos y más intensos de lo que pensaba hace algunos años atrás”.

/psg