Patrullajes virtuales en perfiles abiertos y públicos en redes sociales. Esa fue la herramienta que utilizó personal del OS-9 de Carabineros y otras unidades especializadas de la policía uniformada para detectar una serie de amenazas contra autoridades gubernamentales, políticas e, incluso, policiales.

En total, tras efectuar la revisión de las redes sociales entre el 18 de octubre y el 8 de noviembre, Carabineros detectó 28 casos que podrían representar amenazas serias contra autoridades.

“Desde el 18 de octubre, cuando la crisis social que vive el país cobró mayor notoriedad, gracias a esta metodología de trabajo, pudimos notar un incremento en la cantidad y contenido de las amenazas en contra de autoridades de gobierno, Carabineros y las FF.AA., las cuales varían desde atacar o incendiar los domicilios hasta causar daños e incluso matar a los amenazados y sus familias”, detallan desde la policía uniformada.

Las pesquisas virtuales han detectado que 15 de las amenazas apuntan a autoridades de gobierno y otras 13 tuvieron como blanco a personal uniformado.

El análisis policial permitió, además, obtener otro antecedente relevante: “La identidad de 25 personas, siendo estos antecedentes denunciados al Ministerio Público para su investigación. En su gran mayoría estas amenazas han sido publicadas en Facebook con 19 casos, seguidas por Instagram, con nueve, y Twitter, con cinco. Existe un caso que fue registrado dentro de una plataforma ciudadana del gobierno”, aseguran desde Carabineros.

La estrategia policial de reforzar los “patrullajes virtuales” surgió de una instrucción del alto mando. Hace dos días, el general director de Carabineros, Mario Rozas, pidió priorizar la prevención.

Así, además de reforzar los controles preventivos para evitar desmanes y saqueos -que ya registran más de 700 personas detenidas-, también pidió enfocar las indagatorias en las amenazas contra autoridades que se han incrementado en redes sociales.

Juan Francisco González, jefe del Departamento OS-9, aseguró que “es un tema sumamente preocupante para Carabineros que en redes sociales surjan, por ejemplo, amenazas que inciten a quemar o matar a un policía, sobre todo cuando tenemos casos concretos de carabineros quemados y lesionados”.

El uniformado detalló que toda la información obtenida proviene de fuentes abiertas de información. “Al identificar estas publicaciones, nosotros las derivamos al Ministerio Público para que determine qué se debe hacer. Para nosotros esto es sumamente importante, porque además de la amenaza flagrante que hay contra la autoridad, se pueden conectar estas publicaciones con hechos que ocurren materialmente”, dijo.

/psg