En medio de las manifestaciones ciudadanas han ocurrido una serie de hechos violentos en las calles que tuvieron uno de sus peak ayer en las calles de Providencia y otros sectores del país. La Tercera PM pregunto a diversas figuras del mundo político, cómo enfrentar estas situaciones con medidas a corto plazo para la contingencia y otras a mediano tiempo, acá sus respuestas:

Javier Macaya, bancada de diputados UDI

“Creemos que el restablecimiento del orden público es urgente, y en eso hemos propuesto hoy al ministro del Interior algunas medidas legislativas: ponerle urgencia a la Ley Antiencapuchados, generar un Estatuto de protección de Carabineros, facultades y herramientas y aumentar  las penas y fijar condiciones menos laxas para la presión preventiva en el delito de saqueo”.

Jaime Bellolio, diputado UDI

“Es fundamental, en un estado de derecho, que el estado pueda ejercer el control de orden público. No es posible que queden en la impunidad la violencia política, saqueos, incendios, ni tampoco las situaciones de abuso policial o violaciones a los DD.HH. El uso legítimo de la fuerza está dado por el marco de la ley. Al mismo tiempo, necesitamos una condena no solo declarativa, de todos los actores políticos, de rechazo a la violencia como método de expresión política. Ese consenso en el uso de la fuerza para la paz y orden público es paso indispensable para luego avanzar en mayores sanciones ante las situaciones de violencia que hemos presenciado, de forma de aislar de las legitimas manifestaciones los hechos violentos”.

Andrés Allamand, jefe de comité de senadores RN

“La medida más importante es el rechazo categórico del mundo político. Hoy es absurdo e incoherente seguir apoyando protestas cuando todos saben que terminarán en saqueos y vandalismo”.

Diego Schalper, diputado RN

“Tenemos que separar la marcha pacífica de la violenta. Para eso, debemos generar todas las facilidades para que las manifestaciones tengan autorización, perímetro y orden. El derecho a manifestarse tiene que respetar el derecho al libre desenvolvimiento de los demás”.

Luciano Cruz-Coke, jefe de bancada de diputados Evópoli

“Me parece que una ley que sancione o genere agravantes a las penas de a aquellos que cubren su rostro en eventos que deriven en violencia pública. Tipificar el delito de saqueo penalmente. Los delitos incendiarios deben llegar a las penas más altas así como aquellos de irrupción violenta en propiedad privada. Debemos dotar al ministerio público de todos los medios legales y financieros para facilitar y hacer expedita la investigación y prueba de delitos violentos. Avanzar en la ley que sanciona a aquellos que usan menores de edad en la comisión de delitos”

“Por último y con urgencia, reformular el sistema de inteligencia nacional con asesoría profesional internacional, ya que se ha demostrado que no tenemos ninguna herramienta práctica para hacer frente a la sofisticación organizativa que hemos visto por parte de grupos violentos coordinados para destruir, incendiar y saquear poniendo en riesgo la seguridad interior del país”.

Fuad Chahin, presidente de la Democracia Cristiana

“Es fundamental reconocer la naturaleza política de la situación que se enfrenta. No se trata de un problema de orden y seguridad publica exclusivamente, aunque hay elementos de delincuencia que incidieron, particularmente en la primera y la segunda semana de esta crisis, e incluso un componente de anomia social. Se enfrenta un grupo violento reducido, no dialogante, que no respeta la institucionalidad. Pero la respuesta no puede consistir en aplicar medidas de fuerza exclusivamente. El Gobierno debe asumir una postura más política para resolver el problema, lo que significa: continuar avanzando en una agenda social con responsabilidad y criterios técnicos, pero con audacia para proponer lo que la gente quiere oír de sus políticos, de sus dirigentes. ; activar el diálogo social que alimente el diálogo político en las instituciones. Convocar a los actores sociales a reunirse con el Gobierno y al Congreso a presentar propuestas y a trabajarlas en conjunto; proponer un camino de salida a la crisis consistente en generar un nuevo pacto social para Chile, refrendado en un proceso constituyente, ampliamente participativo, y que concluya en una nueva Constitución”.

“Se debe hacer una revisión por parte del Ejecutivo de los protocolos de operación de las policías en relación con la contención de manifestaciones pacíficas, de modo de no entorpecer esa acción ciudadana, y facilitar que se aísle a los violentos. Cualquier acto de violencia policial innecesaria o excesiva, cualquier violación a los DD.HH., arruina toda legitimidad de la acción del Estado”.

Carlos Maldonado, presidente del Partido Radical

“Como Partido Radical hemos rechazado la violencia desde el día uno, así como hemos condenado enérgicamente los graves y numerosos casos de violaciones a los DD.HH. que se han cometido por agentes policiales y militares. En democracia, la violencia nunca es el camino, muy por el contrario, agrava la crisis y aleja las posibilidades de una salida constructiva. Sinceramente, creo que la única manera de erradicar esta violencia es que el Gobierno se abra a impulsar cambios de verdad, en lo político y en lo social. Una real salida política y social aislaría a los violentistas, evitando esa lamentable confusión que algunos aprovechan actualmente para delinquir, en paralelo o aprovechando los llamados a protestas y manifestaciones pacíficas de las organizaciones sociales y la ciudadanía”.

Heraldo Muñoz, presidente del PPD

“Repudio a la violencia, sin titubeos y sin importar de donde provenga. El Gobierno debe entender ya que son imperativos los cambios profundos y la izquierda democrática debe persistir en la movilización pacífica, aislando a los encapuchados y exigiendo un Pacto Social y un plebiscito para una nueva Constitución”.

Andrea Parra, diputada PPD e integrante de la comisión de Seguridad de la Cámara de Diputados

“Es evidente que la policía no ha tenido la capacidad operativa de contener la violencia y el vandalismo que se ha producido durante estos 20 días. No hay dos miradas en esto, los servicios de inteligencia no han estado a la altura y la ciudadanía ha constatado su alto nivel de precariedad. Hay que actuar con celeridad y revisar si el contingente ha estado distribuido correctamente”

“Adicionalmente, se han cometido violaciones a los derechos humanos que son indesmentibles y se han pasado a llevar protocolos de procedimientos que tienen a casi dos mil personas en hospitales, de los cuales un 10% padece de heridas oculares”

“Es el diálogo y la respuesta efectiva a las demandas lo que nos llevará a disminuir estos hechos que nadie puede avalar. Sin embargo, en paralelo debemos iniciar un profundo cambio en materia de inteligencia y respuesta policial ante actos de esta naturaleza. Nadie puede comprender que a tres semanas de iniciado el estallido social, tengamos a una sola persona formalizada por los destrozos en el metro de Santiago”.

Álvaro Elizalde, presidente del Partido Socialista

“El gobierno debe instruir a la fuerza pública a detener a quienes están cometiendo delitos y no reprimir a las manifestaciones pacíficas”.

Vlado Mirosevic, diputado del Partido Liberal

“Los liberales repudiamos absolutamente la violencia callejera, de la misma manera que repudiamos que en Chile se vuelvan a violar Derechos Humanos por parte del Estado. Nosotros no queremos más polarización y por eso nos preocupa mucho la indolencia del Presidente Piñera, lo que genera más crispación e incertidumbre”.

Catalina Pérez, diputada y presidenta de Revolución Democrática

“Primero evitando que el descontento llegue hasta ese punto. Aquí era clave escuchar lo que la calle está pidiendo a gritos y dar respuestas oportunas que hagan sentido al emplazamiento. Segundo, aislando los hechos de violencia en vez declarar la guerra. Carabineros debería enfocarse en desarticular el vandalismo y no en reprimir a las personas que se están manifestando pacíficamente, y tercero, dando soluciones políticas a la crisis en conjunto con la población. Hoy no es posible un acuerdo político sin la gente, y por eso es ineludible la convocatoria a un plebiscito y una asamblea constituyente para definir los temas prioritarios y una Nueva Constitución”

“Quienes han normalizado los abusos en todos los ámbitos, generando frustración, indignación y mucha rabia. Hoy el Gobierno es el responsable de mantener el orden público y velar por el bien común, y no ha podido hacer ni lo uno ni lo otro”.

“Hay que terminar ya con la violación de derechos humanos. Cuando el Estado pierde legitimidad en el uso de la fuerza no existe vuelta atrás para la escalada de violencia. Hay que asumir las responsabilidades institucionales que aquí caben y reformar Carabineros de Chile, pero también hay que asumir las responsabilidades políticas que hay detrás, en un gobierno que pasara a la historia como el mayor violador de derechos humanos desde la dictadura militar”.

Pablo Vidal, jefe de bancada de diputados de Revolución Democrática

“Condenar la violencia es un mínimo para cualquier demócrata, pero también es imprescindible condenar las violaciones a los DDHH, y también es nuestra obligación trabajar con la máxima urgencia en soluciones a las demandas sociales. Si no logramos acuerdos realmente transformaciones en materia de pensiones, sueldos e impuesto a los súper ricos, difícilmente lograremos un cambio en el estado de ánimo de nuestra sociedad”.

Diego Ibáñez, jefe de bancada de diputados de Convergencia Social

“Hay que preguntarse por qué una sociedad supuestamente exitosa termina produciendo violencia y lumpenaje. Y atacar esas causas estructurales al mediano plazo, que son la educación, la desigualdad y la segregación. A corto plazo implica una disposición institucional para proteger la vida, controlando a carabineros que han sido parte fundamental del círculo de la violencia contra niños, niñas y adolescentes. Abrir canales de diálogo vinculantes desde La Moneda con organizaciones sociales, atendiendo al costo de la vida, apoyo a pymes e ingreso mínimo”

“Los planes de seguridad requieren defender el orden público desde un enfoque de respeto a los derechos fundamentales de reunión, expresión y circulación, con focalización en las pyme y los servicios básicos. Al mediano plazo convocar a un plebiscito para que la gente decida si quiere autoconvocarse mediante una Asamblea Constituyente que le devuelva la confianza y legitimidad a las instituciones”.

Tomás Hirsch, jefe de bancada de diputados del Partido Humanista

“Lo único que puede detener este estallido social y la violencia es que el gobierno dé una respuesta a las demandas de la ciudadanía que hoy son las demandas de 17 millones de chilenos. Eso significa respuestas concretas en materia institucional, que diga que vamos a avanzar hacia a nueva Constitución a través de una asamblea constituyente. Que modifique estructuralmente el sistema de pensiones ahora y que aumente el salario mínimo por sobre la línea de la pobreza. Esas tres medidas concretas es lo único que la ciudadanía va a entender como respuestas reales del gobierno, pero el gobierno en la medida que no responde a eso obviamente va a generar más rabia y más desazón en la ciudadanía”

/gap