El ministro del Interior, Gonzalo Blumel, señaló que el gobierno, tras más de 20 días de movilizaciones populares, tomó la decisión de avanzar “hacia una nueva Constitución”. El secretario de Estado precisó que la idea del Ejecutivo es realizarlo mediante un Congreso Constituyente, “que cuente con una amplia participación de la ciudadanía”.

“Creemos que el mejor camino es trabajar bajo la base de un congreso constituyente”, señaló Blumel tras una reunión de tres horas en la casa del Presidente Sebastián Piñera, donde participaron además los ministros Felipe Ward y Karla Rubilar; los parlamentarios Juan Antonio Coloma Álamos, Andrés Allamand, Victor Perez, Mario Desbordes, Jacqueline van Rysselberghe, Luciano Cruz-Coke, Hernan Larrain Matte y Jorge Alessandri Vergara.

Además, el jefe de gabinete sostuvo que se avanzará hacia un plebiscito ratificatorio para ratificar los cambios que se generen en dicho congreso. Además, indicó que se iniciará “un proceso de diálogos, de conversaciones, amplio con todos los sectores y las fuerzas sociales y políticas para poder conseguir los más amplios acuerdos”.

Consultado sobre los plazos, Blumel indicó: “Los plazos los tenemos que abordar responsablemente, queremos hacerlo con prontitud”.

El apoyo de Chile Vamos

Por su parte, el timonel de Evópoli, Hernán Larráin Matte, indicó: “Se debe hacer con altos niveles de participación ciudadana, que se radique en el congreso, que tenga la participación de todos los sectores y que finalmente haya un plesbicito ratificatorio”.

Desde Renovación Nacional, su presidente, Mario Desbordes, afirmó: “Lo que viene ahora es diálogo, con fuerzas políticas y sociales”, en línea con lo planteado por Blumel. “Si dijéramos que hay un mecanismo establecido hoy día sería contradecir lo que estamos planteando, que vamos a conversar con las fuerzas políticas de la oposición”

Asimismo, Desbordes afirmó, en base a la actual coyuntura, que la coalición “está absolutamente abierta a lo que la ciudadanía está pidiendo que es una nueva Constitución y esa debe tener participación ciudadana”.

Por la UDI habló su presidenta, Jacqueline van Rysselberghe, quien se manifestó en la misma dirección que la planteada por el gobierno. “Es necesario generar una carta magna que resguarde los derechos de todos y si es necesario hacer una nueva constitución nosotros estamos de dispuesto absolutamente a conversarlo y a entrar en esa discusión”. Sin embargo, recalcó que una nueva constitución “tiene que darse dentro del orden institucional”.

/psg