“Por lo menos yo no tengo ninguna información al respecto, hasta donde sé tampoco se maneja en la Fiscalía; a lo mejor la lleva otro fiscal. A mí directamente no me ha llegado nada, entiendo que al fiscal nacional tampoco. No sé si alguna otra fiscalía regional en particular, pero hasta donde sé no nos ha llegado información de esa índole”.

Así lo aseguró el jefe de la Fiscalía Metropolitana Oriente, Manuel Guerra, sobre una eventual intervención de gobiernos extranjeros en la crisis social que vive Chile, según comentó el Presidente Sebastián Piñera la semana pasada en entrevista con el diario español El País.

El Mandatario dijo haber “recibido mucha información, alguna de ella de origen externo, que afirma que aquí hubo intervención de gobiernos extranjeros”, pero en un afán de ser “prudente”, entregó esa información al Ministerio Público.

Consultado sobre una presunta actuación de “grupos organizados” en diversos hechos de violencia, como los ataques a estaciones del Metro, comentó que “en general es algo que no podemos descartar, es una línea de investigación que se debe llevar adelante”.

“Nos llama la atención la sincronización con la que se produjeron estos ataques, el hecho de que se dieron en un momento determinado con muy poca diferencia horaria”, añadió.

Pero sobre este tema, las declaraciones del Presidente Piñera no han sido las únicas. La noche del sábado el Clarín de Argentina publicó una nota en la que aseguró que la Inteligencia de ese país detectó lazos entre anarquistas que actúan en las movilizaciones chilenas y un grupo extremista argentino.

Según el medio trasandino, los sujetos que cometieron los actos vandálicos el viernes a la embajada de Argentina forman parte de “satélites” de organizaciones chilenas que se identifican como “terroristas”, a pesar de que no están en un listado que los identifique como tales. Estos grupos son los que “generan caos, envían cartas bombas y se adjudican asesinatos e incendios”.

/psg