El dólar cerró la jornada con otra violenta alza frente al peso chileno y llega a niveles inéditos, en medio de la situación de incertidumbre social que se vive en Chile y que ha golpeado duramente al aparato productivo del país.

En una sesión de baja liquidez por la ausencia de la referencia de Wall Street, la divisa estadounidense se disparó $12,84 respecto al cierre del viernes y se cotizó en $760,43, lo que supone un máximo histórico, de acuerdo a los registros de Bloomberg.

El peso chileno es la moneda más depreciada del mundo al cierre de sus operaciones.

Un operador de la plaza local atribuyó este fuerte aumento a la situación de crispación que se vive en Chile, que ha obligado a cambiar completamente la agenda gubernamental.

“Un gobierno que democráticamente lo eligen para gobernar bajo cierto programa, y que lo cambia para que no quede la embarrada y empieza a hacer el programa de oposición, no es serio para ningún inversionista extranjero”, dijo el experto.

De acuerdo a un informe de Bci, en Chile se ha configurado un nuevo escenario, en donde se “han consolidado” menores perspectivas de crecimiento debido a bajas importantes en la inversión esperada, junto con confianzas de consumidores y empresas que caerían fuertemente.

“El mayor gasto fiscal para los próximos años, para hacer realidad las demandas sociales, llevará a un aumento en las primas por riesgo”, señaló el informe.

A todo esto se agrega “el ruido” en el vecindario con la crisis política en Bolivia, el efecto en Brasil de la liberación de Lula Da Silva y las expectativas en torno al gobierno de Alberto Fernández en Argentina.

Justo en esa línea, Ricardo Bustamante, jefe de Estudios Trading de Capitaria, dijo que el incremento de la violencia en las protestas y las noticias que llegaron desde países de la región el fin de semana, como la renuncia de Evo Morales y la salida de Lula da Silva de prisión, apoyan los temores con respecto al desempleo del país y de Sudamérica.

Constitución

El último cambio en el programa del presidente Sebastián Piñera fue el anuncio para avanzar hacia una nueva Constitución, una de las demandas de la ciudadanía enmarcadas en el estallido social.

Este nuevo debate también estaba influyendo en el tipo de cambio, según los analistas.

“Sí, obviamente influye, es parte del escenario interno que estamos viendo y también de las noticias negativas que están saliendo, es uno de los componentes, pero también de las noticias negativas que están saliendo del punto de vista del comercio”, dijo César Valencia, analista de Alpari, en referencia a los cálculos de la CNC de que se están perdiendo 100.000 puestos de trabajo.

“El anuncio de una nueva Constitución en Chile genera incertidumbre en los inversionistas, lo que apoya una mayor salida de divisas del país, impulsando al dólar”, complementó Ricardo Bustamante.

/psg