El subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, calificó como “pacífica” la manifestación que se desarrolla en la Alameda en medio del llamado a paro nacional y condenó con fuerza los hechos de violencia que se han registrado en algunas actividades masivas, los cuales pidió aislar.

“En este momento aproximadamente en casi todas las capitales regionales y en el caso de la Región Metropolitana, aproximadamente 80 mil personas están manifestándose en el eje Alameda hacia la Plaza Italia. En general las manifestaciones hasta este momento han sido pacíficas”, dijo.

Y agregó que si bien manifestarse “está bien”, pero “no tiene por qué asociarse a cuadros de violencia.Cada vez que tengamos estos cuadros de violencia los vamos a condenar”.

Sobre los actos protagonizados por violentistas recordó el que afectó a una subcomisaría de Peñalolén, que dejó ocho carabineros lesionados. “Una cosa es plantear legítimamente aquellos elementos que puedan tener con la autoridad con que corresponda, otra cosa es agredir y usar la violencia como medio, método o sinónimo de manifestación”.

Respecto del paro nacional de esta jornada, Ubilla manifestó que en lo que respecta a servicios públicos con directa relación en los servicios de la población, “la convocatoria ha sido bastante baja”. Así, señaló que Aduanas “ha tenido una convocatoria del 6%, el SML (…) del 5% y el Registro Civil 16% y SAG 20%”. “Esto lleva a que pasos fronterizos y aeropuertos estén funcionando con bastante normalidad”, acotó.

Junto con señalar que se han cerrado algunas estaciones de Metro como Moneda y Universidad de Chile. Mientras que en la Región Metropolitana la red de transporte adelantó la hora punta.

No obstante, el subsecretario cuestionó algunos hechos ocurridos en la mañana, afirmando que “el concepto de ‘el que baila pasa’, se transformó en una especie de agresión sistemática de humillación a las personas que querían desplazarse a sus respectivos lugares de trabajo”.

En el mismo punto de prensa estuvo también la ministra vocera de Gobierno, Karla Rubilar, quien dijo que la huelga a la que se han plegado empleados públicos “no es el camino, la paralización impacta fuertemente en las personas”.

/psg