Llegue recién a mi hogar y para distraerme pongo la TV , canales nacionales y me informó qué hay muchas marchas , donde insisten que son pacíficas,
Pero lo que veo es una ciudad destruida, vi apedreos por todas partes, incendios de edificios , en varios puntos de Santiago y Viña del mar,
Que lindo sigamos llamando a las marchas PACÍFICAS
Los ideólogos no se hacen presente y muchos avivan la cueca señalado que la desigualdad, los abusos, y otros temas , que en el fondo son válidos, pero ninguno ha dado un paso para su solución
No dan trabajo
Destruyen y se pierden empleos
Delinquen con la venia de esos sendos intelectuales y que velan por una justicia social
Se creen dueños de la verdad y no aceptan otro tipo de pensamiento
Qué fácil es repartir lo del otros , pero cuando les toca su bolsillo se acaban esos pensamientos socialista
Me levanto todos los días el año par crear y producir
Soy de pensamiento neoliberal
Creo en el esfuerzo propio, nadie me ha regalado nada y lo que tengo ha sido de mi trabajo
Creo que cada cual se forja su futuro y no debe ser con subsidios por todas partes que fomentan la flojera
Por qué el estado debe ser el que financia todo, creo en el emprendimiento privado que da mejores oportunidades y mejores resultados
También creo qué hay que terminar con ciertos abusos ya que no son éticos y deben ser sancionados, pero. Dejemos a los emprendedores que dan trabajo
BASTA de seguir con las consignas populistas, y si no les gusta el sistema váyanse al paraíso de Venezuela o de Cuba, como lo eligió Evo Morales que decidió irse al infierno de México.

Las fotos hablan por si solas:

.

En Valparaíso, los manifestantes incendiaron la redacción local de El Mercurio, el diario más antiguo en circulación en Chile.

Los manifestantes rompieron la enorme puerta del antiguo edificio del periódico fundado en 1827, ubicado en pleno centro del puerto turístico de Valparaíso y quemaron el interior.

Jóvenes subidos arriba de una estatua en Santiago, Chile

Las protestas estudiantiles en Santiago se extendieron y radicalizaron en pocos días, abarcando a diversos sectores sociales y empujando al presidente Sebastián Piñera a declarar un toque de queda en varias partes del país.

Hubo incendios por toda la ciudad de Santiago de Chile.

La protesta callejera se radicalizó en algunos puntos de la ciudad y grupos violentos tomaron el protagonismo con barricadas, saqueos en comercios, la quema y destrozo de varias estaciones de metro, de autobuses y de mobiliario urbano, e incluso incendiando la sede de la eléctrica Enel.

 volvieron a incendiarse varias unidades de autobús hasta que se decretó el corte del servicio y las llamas prendieron de nuevo en decenas de estaciones de metro, cerrado por completo desde el viernes.

Desde de las 3:00 horas de la madrugada no se registraron situaciones violentas de importancia pero los incendios todavía perduraban.

Manifestantes se llevan la puerta de hierro en la entrada de El Mercurio, el periódico más antiguo de Chile.

Un automóvil en llamas en las calles de Santiago.

Ante la persistencia e intensificación de los disturbios, el general de división Javier Iturriaga decretó el toque de queda en la capital chilena a partir de las 22:00 hasta las 07:00 hora local.

las protestas se radicalizaron y derivaron en graves hechos vandálicos en Santiago de Chile, que se replicaron de nuevo esta jornada en la capital del país pero que se extendieron también a otras ciudades, como Concepción (centro-sur) y Valparaíso (costa central).

Manifestantes al rededor de una calle en llamas en Valparaíso.

En Valparaíso además hubo saqueos en el supermercado Ripley

Los manifestantes de la ciudad costera también quemaron la estación Bellavista

Un tanque militar estacionado afuera de la Casa de la Moneda, sede del poder ejecutivo chileno.

Los manifestantes incendiaron decenas de autobuses, automóviles y metros.

Los bomberos santiaguinos combaten las llamas dentro de los autobuses públicos.

Un autobús en llamas con la palabra

41 de las casi 140 estaciones del Metro de Santiago y 16 autobuses urbanos fueron quemados o siniestrados.

Un autobús en llamas en Valparaíso.

FOTOS: Reuters y AFP

/gap