Luego de los ataques ocurridos durante los últimos días a cuarteles militares de distintos puntos del país, el comandante en jefe del Ejército, general Ricardo Martínez, envió una carta a los oficiales, suboficiales, clases y soldados en que aseguró que están “mandatados por ley para para proteger, en virtud de legítima defensa, su propia vida como los medios que el Estado de Chile ha puesto a disposición de la institución”.

Un mensaje que va en la línea de lo manifestado por la institución ayer martes tras los hechos de violencia ocurridos en el cuartel N°2 de la Escuela de Ingenieros Militares en San Antonio -que antaño fue el centro de detención y torturas Tejas Verdes- cuando la institución manifestó que dichos ataques serían “respondidos adecuadamente en uso de la legítima defensa”.

En la carta, con fecha de este miércoles 13 de noviembre y a la que tuvo acceso La Tercera, Martínez relata que que “a raíz de las manifestaciones sociales que ocurren en el país, algunos desadaptados vándalos y delincuentes encuentran la oportunidad propicia para realizar hechos de violencia que nada tiene que ver con las legítimas demandas de la población. Estos ataques también han afectado diversas instituciones del Ejército a lo largo del país, causando lesiones a integrantes de la institución y daños a la infraestructura militar y social”.

“Sobre el particular, se han dictado las medidas de seguridad y protección, como también el protocolo para actuar en caso de que cuarteles e instalaciones militares sean nuevamente blanco de de estos ataques”, se lee en la misiva.

En esta línea, el comandante en jefe del Ejército aseguró que oficiales, suboficiales, clases y soldados “les debe asistir el convencimiento que están mandatados por ley para para proteger, en virtud de legítima defensa, su propia vida como los medios que el Estado de Chile ha puesto a disposición de la institución para el cumplimiento de sus misiones constitucionales, tarea para la cual siempre cuentan y contarán con todo el respaldo del mando en jefe”.

“La prudencia ha sido la virtud con la cual se han enfrentado los distintos hechos de violencia que nos han afectado, pero ello no debe ser confundido por quienes provocan o atacan instalaciones militares, con tibieza o falta de decisión en el cumplimiento de nuestras obligaciones militares, más aún cuando actuamos al amparo de la ley y con la gradualidad, racionalidad y proporcionalidad en el uso de nuestras capacidades”, agregó la autoridad militar.

La carta culmina con un reconocimiento a la “resilencia” de los miembros de la institución: “Sé que cada uno de ustedes sabrá enfrentar esta adversa situación y cumplir con sus misiones y tareas. No olviden que la esencia de nuestra institución no se encuentra en nuestros, está en el corazón y alma de cada uno de ustedes, los integrantes de nuestro glorioso Ejército”.

/psg