El expresidente de Banco Central, José de Gregorio, puso sobre la mesa la posibilidad de que Chile entre en recesión el próximo año debido a las consecuencias negativas que ha tenido para la economía nacional las protestas y violentas manifestaciones que tienen al país funcionando a media máquina desde el 18 de octubre.

“Tenemos una economía que va a estar extremadamente débil, que significa que no podemos descartar que el próximo año tengamos recesión”, dijo el académico.

Adicionalmente, el también exministro de Estado proyecta un alza en el desempleo a niveles significativos. “Por primera vez en muchísimos años, yo creo que desde la crisis del 82, (podría haber) un desempleo por encima del 10%, por todo lo que ha impactado esta crisis a la actividad económica, a las pymes, a toda la gente que no ha podido seguir trabajando, la caída de demanda”.

Sobre cómo debe avanzar el manejo de la economía y las respuestas a las demandas tras el estallido social, el exsecretario de Estado apuntó que en “Chile tenemos espacio para poder tener una agenda social agresiva, pero en el mediano plazo tenemos que volver a una solidez de nuestras cuentas fiscales”.

Dólar en los $800

El actual decano de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile también abordó la situación del dólar, el cual tuvo una “reacción bastante extrema”, cuando trepó hasta los $ 800. En esa línea, anticipó como uno de los efectos en el corto plazo, un alza en la inflación.

“Probablemente veamos en los próximos días una intervención cambiaria, no es algo descartable, que tendrá que evaluar el Banco Central”.

Sobre el futuro de la política monetaria, De Gregorio comentó que no sería necesario “apretar la política monetaria”, pero que habría que detener las bajas en las tasas que se venían realizando dado el ambiente “muy incierto” que se registra.

/gap