No es ningún secreto para quien busque empleo que los departamentos de recursos humanos de las principales empresas utilizan las entrevistas de trabajo como método para explorar más allá del currículum. Por encima de preguntas clásicas como “¿Dónde te ves dentro de un año?” o “¿Cuáles son tus virtudes y tus defectos?” se imponen poco a poco otras más rebuscadas, especialmente, entre las grandes tecnológicas de Sillicon Valley, donde el pensamiento lateral es la cualidad más valorada.

Buena prueba de ello da el fundador de Tesla y SpaceX, Elon Musk, que cuando tiene enfrente a una persona que quiere trabajar con él le hace imaginar su vida como un camino y le pide, en primer lugar, que le explique cómo ha sido este trayecto hasta la fecha, qué obstáculos encontró y cómo consiguió resolverlos. La pregunta difícil viene después: “Estás parado sobre la superficie de la Tierra. Caminas una milla al sur, una milla al oeste y una milla al norte, pero terminas exactamente donde empezaste. ¿Dónde estás?”. Hay dos respuestas posibles.

Facebook es otra compañía con la que muchos aspirantes sueñan. Año tras año, la plataforma de Mark Zuckerberg se cuela entre las preferidas para los trabajadores, de acuerdo a la clasificación que elabora Glasdoor. No es casualidad teniendo en cuenta que ofrece ventajas como comida gratis, cuatro meses de permiso de paternidad y “recursos ilimitados” además de la posibilidad de promocionar en un tiempo relativamente escaso y de trabajar rodeado de “mentes brillantes”, según destacan sus propios empleados de forma anónima.

Por supuesto, estas condiciones no están al alcance de cualquiera. Para formar parte de los aproximadamente 35.000 empleados que Facebook tiene en nómina es imprescindible concluir un proceso de selección “estructurado”, según el cual todos los candidatos compiten en igualdad de condiciones. Esta metodología es efectiva porque los entrevistadores están en mejores condiciones para evaluar y comparar respuestas basadas en un conjunto estándar, según explica la directora de personal, Liz Wamai en palabras recogidas por ‘CNBC’.

En este proceso siempre se repiten tres preguntas:

1. ¿Qué haces en tu mejor día de trabajo?
2. ¿Cuándo has perdido la noción del tiempo?
3. ¿Cómo plantea contribuir a la misión y los valores de Facebook?

Con la primera de ellas, Wamai pretende saber “cuáles son los puntos fuertes” de los candidatos y qué les apasiona.

La segunda cuestión va en la misma línea y sirve para averiguar qué tipo de trabajo hace que “el tiempo pase volando”. “Esos son los momentos en los que realmente llegas a los que le motiva a alguien”, argumenta la experta, para quien también revela lo que “hace que un candidato realmente se comprometa y se involucre hasta el punto de no darse cuenta de qué hora es”.

Lograr un mundo más conectado

La última es, probablemente, la más importante porque su respuesta ilustra el compromiso del hipotético empleado con la cultura de la empresa, que se ha mantenido sin cambios desde que nació, con una máxima cono resumen: “Hacer que el mundo esté más conectado”. El propio Zuckerberg ha insistido en reiteradas ocasiones en que únicamente contrarará a las personas que comparten esta visión. Pero, ¿cómo es posible reflejar esta idea en una entrevista?

“Para mí, se trata de comprender cómo las diferentes partes de Facebook alimentan la misión o ayudan a la misión y los valores que tratamos”, detalla Wamai. En un manifiesto publicado en 2017, el fundador de la red social ofrece pistas de cuáles son los retos a los que se enfrentan:

  • ¿Cómo ayudar a las personas a construir comunidades de apoyo que fortalezcan las instituciones en un mundo donde los miembros de estas están disminuyendo?
  • ¿Cómo ayudar a las personas a construir una comunidad segura que evite daños, ayude durante las crisis y las reconstrucciones posteriores en un mundo donde las catástrofes pueden afectar a cualquier persona?
  • ¿Cómo ayudar a las personas a construir una comunidad informada que nos exponga a nuevas ideas y que construya un entendimiento común en un mundo donde cada persona tiene una voz ?
  • ¿Cómo ayudar a las personas a construir una comunidad comprometida cívicamente en un mundo donde la participación en las elecciones a veces incluye a menos de la mitad de la población?
  • ¿Cómo ayudamos a las personas a construir una comunidad inclusiva que refleje nuestros valores colectivos y nuestra humanidad desde los niveles locales hasta los globales, abarcando culturas, naciones y regiones en un mundo con pocos ejemplos de comunidades globales?

Sin duda, dar la mejor respuesta posible no es tarea sencilla, pero siempre quedará como consuelo que los entrevistadores de Facebook no hacen preguntas trampa. Esta táctica es muy común en el ámbito de las ‘startups’, habituadas a despertar la capacidad resolutiva de los empleados, pero, a juicio de Wamai, “realmente no llegan a cuál es la competencia de cada persona y qué pueden hacer en la empresa”.

/psg