La Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) anunció que el fin de semana del 23 y 24 de noviembre volverá la acción al balompié chileno tras el estallido social. Pero no todos están conformes, tal como lo comentó el delantero de Antofagasta, Felipe Flores, quien sostuvo que no han sido escuchados por nadie.

“Los jugadores de Antofagasta no queremos que se juegue más este torneo, aunque no sé si nuestro voto pesará. Hicimos una votación en el equipo y se concluyó que no queríamos jugar. Se la hicimos llegar al Sifup. No sé cómo se lo tomaron, porque ha pasado una semana y no nos han dicho nada”, dijo a El Mercurio.

El zurdo añadió que “no sé si nos consideraron o solo se dejan llevar por lo que opinen los tres clubes grandes. Nunca se nos consultó si queríamos jugar o no. Nuestro capitán le dijo al Sifup que no queríamos jugar más y nunca tuvimos respuesta, no nos tomaron en cuenta. No sé si la opinión de Antofagasta pesa poco o derechamente no pesa”.

Flores expresó también que “hay molestia. Somos jugadores igual que todos. Y muchos piensan como nosotros: que no se puede jugar sea por las demandas sociales o porque no hay seguridad. Quizás hay mucho dinero de por medio para no suspender, pero no estamos siendo escuchados. Si se mantiene, vamos a tener que jugar, no queda otra”.

El ex Colo Colo agregó que “obvio que hay miedo. Hay compañeros que tienen hijos y no quieren dejarlos solos. Desde Curicó ya nos avisaron que tuviéramos cuidado, que harán lo imposible para que el partido se no se juegue, que nos irán a buscar al hotel y que no nos dejarían salir del estadio”.

Felipe Flores sentenció que “la ANFP está esperando que un jugador termine herido para no jugar más. No sé qué esperan para suspender”.