Luis Miguel acudió a cenar al restaurante Harry’s Steakhouse & Raw Bar, en la Riviera Diamante. Ahí se encontraba Ana María Alvarado, quien pudo apreciar que el cantante luce “muy bien” y parece que ha perdido peso, un asunto que en el pasado le trajo algunas críticas.

Alvarado también dijo que Mollie Gould, la novia de Luismi, “es muy bella” y tan pronto entró el cantante al lugar “todos los meseros querían atenderlo”.

Mollie Gould acompañó a Luis Miguel (Instagram)
Mollie Gould acompañó a Luis Miguel (Instagram)

La periodista detalló que el furor causado por Luis Miguel hizo que la gente le prestara gran atención y le pidiera selfies de manera constante.

“No lo dejaron ni comer, pobre. Ser demasiado famoso debe ser difícil. No podía hacer nada, porque todos lo veíamos… de hecho creo que, porque le tomamos fotos, se enojó y se fue a la parte de arriba. Se levantó, se me quedó viendo y se fue… La gente se paraba enfrente de su mesa para captarlo también en video. Entonces les pedía que lo dejaran cenar y que ya después les daba la foto, pero nadie le hizo caso”.

Según el relato de Ana María Alvarado, para poder disfrutar de su cena, Luis Miguel pidió al gerente del restaurante que lo llevaran al segundo piso, lo cual ocurrió y la zona fue bloqueada para evitar que más gente tratara de tomarse una foto con él.

Un detalle curioso fue que entre toda la gente que quería tomarse una foto con él sí hubo alguien que lo logró: el comediante Javier Carranza, famoso gracias a su personaje de “El Costeño”. Aunque Luis Miguel accedió a tomarse una foto con él, le pidió que no mostrara su rostro, así que el comediante colocó un emoji para cubrirlo.

La imagen de Carranza en la que no se puede ver el rostro de Luis Miguel (Instagram)

La imagen de Carranza en la que no se puede ver el rostro de Luis Miguel (Instagram)

La imagen ya está circulando en Instagram para hacer referencia a la presencia de Luis Miguel en Acapulco, uno de los lugares favoritos del cantante desde hace décadas.

El cantante mexicano había llamado la atención el pasado agosto en una de sus apariciones públicas que no tenía que ver con algún show.

Durante su estancia en Europa, el intérprete acudió al restaurante de los papás de Sebastián Rulli en España.

Luis Miguel fue invitado a la Gala Starlite 2019, por Antonio Banderas, y aprovechó para viajar a Estepona. Una vez ahí, “El Sol” acudió “Chiringuito El Madero”, un local que es propiedad de los papás de Rulli.

/gap