La deuda externa siguió expandiéndose el tercer trimestre y llegó a US$195.283 millones, equivalente al 71,8% del Producto Interno Bruto (PIB), cifra que representó un aumento de US$1.499 millones frente al trimestre previo cuando alcanzaba a 67,5% del PIB, informó este lunes el Banco Central.

Del total US$64.376 millones corresponden a pagos programados para los próximos doce meses, siendo 37,6% compromisos con empresas relacionadas.

El incremento en la deuda estuvo determinado por las empresas, que aumentaron su endeudamiento en US$2.654 millones (3,5%). Este incremento se explicó por emisiones de títulos de deuda y revalorizaciones de los bonos, así como por los préstamos recibidos en el período.

En la misma dirección, el gobierno aumentó sus pasivos con el exterior en US$226 millones (0,83%), debido al alza de los precios y a la emisión de bonos.

Por su parte, los bancos, las empresas de IED y el Banco Central registraron una reducción del endeudamiento en US$633, US$377 y US$360 millones, respectivamente.

En el caso de los bancos, la deuda disminuyó por el pago de sus obligaciones en bonos; en el caso de la deuda entre empresas relacionadas (IED), por la depreciación del peso chileno respecto al dólar; y en el caso del Banco Central, por la venta de bonos emitidos en el mercado local por no residentes.

En términos de moneda de denominación, se observó que el 82,3% de la deuda se encuentra en dólares estadounidenses; el 8,65%, en pesos chilenos; el 5,7%, en euros, y el resto en otras monedas.

En cuanto a la deuda de corto plazo residual, ésta alcanzó a US$64.376 millones al cierre de septiembre, correspondiendo el 37,6% a pagos con empresas relacionadas en el exterior.

En tanto en el tercer trimestre la cuenta corriente registró un déficit de US$3.145 millones, equivalente a 4,6%1/ del PIB; con ello, el saldo negativo acumulado en un año móvil se ubicó en 3,5% del PIB.

/psg