Luego de conocer la decisión del PC, el Frente Amplio y algunos parlamentarios de oposición de respaldar la acusación constitucional en contra del Presidente Sebastián Piñera por su presunto rol en las violaciones a los DD.HH. cometidas durante la crisis social, parte del PS y la DC expresaron su rechazo hacia la medida.

Al respecto, el senador José Miguel Insulza (PS), tomó distancia de esa determinación y advirtió que “una salida prematura del Presidente significaría ciertamente una decisión muy grave en este país. Me temo que eso pueda desencadenar situaciones mucho más complejas”.

El ex ministro agregó que “responsabilidades políticas ciertamente existen por las cosas que han ocurrido, la pregunta es si eso amerita un cuestionamiento de la gobernabilidad del país”.

En la misma línea, el senador de la DC, Francisco Huenchumilla, señaló que ante “una acusación constitucional contra un Presidente, la pregunta que tengo que hacerme es si eso contribuye o no a los grandes objetivos que tenemos como país”.

“Y yo diría que sería un error político entrar en ese tipo de cuestionamientos, sin perjuicio del mérito que pueda tener una acusación que yo no he visto ni conozco”, recalcó.

A juicio del legislador, “me parece que dadas las circunstancias que estamos viviendo como país yo creo que francamente es un error político, porque lo que tenemos que hacer aquí es destrabar todos los conflictos que tenemos”.

La misma opinión manifestó el diputado Matías Walker (DC), quien indicó que “los que defendemos la democracia y los DD.HH. tenemos que estar de acuerdo en dos principios. Los militares y carabineros que han participado en violaciones a los DD.HH. tienen que responder personal y penalmente ante los tribunales de justicia”.

“Pero también, con la misma convicción quiero defender un principio: Los presidentes que son elegidos democráticamente tienen que terminar su mandato, eso es algo consustancial a la democracia”, enfatizó.

La opinión de los dos legisladores demócrata cristianos fue reforzada luego por el presidente del partido, Fuad Chahín, quien dijo que “aquí lo que necesitamos es más bien concentrarnos en que el Gobierno de una vez entienda que tiene que apurar la agenda social más que desconcentrarnos en acusaciones que sabemos que no tienen ninguna posibilidad de ser aprobadas”.

“Creo que debemos estar más sintonizados con las verdaderas demandas de la ciudadanía, dando respuesta a esta revolución por la dignidad más que terminar en una discusión que es estéril y que va a desconcentrar los esfuerzos de lo que debemos hacer”, sostuvo.

Asimismo, su par del PS, Fidel Espinoza, afirmó que “soy férreo opositor a Sebastián Pinera, pero acusarlo constitucionalmente cuando no hay viabilidad política para lograr objetivo de la destitución, es un grave error político”.

“Mostrará ante el mundo que fue eximido de toda responsabilidad política y unirá a la derecha hoy en picada”, comentó el diputado a través de su cuenta en Twitter.

/psg