El gobierno provisional de Bolivia lanzó este miércoles la convocatoria a elecciones generales, un paso importante para normalizar el país, convulsionado tras la anulación de los comicios de octubre, mientras la OEA le demandaba “urgentemente” desde Washington que lo haga.

Mientras, la fiscalía confirmó el miércoles la muerte de ocho personas en enfrentamientos la víspera, con lo que el número de fallecidos subió a 32 desde que estalló la violencia social en el país hace un mes, según cifras oficiales y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El Senado de Bolivia aprobó hoy el primer trámite para convocar elecciones, con un proyecto de ley, que es en suma un marco normativo que aún no fija la fecha de los comicios, pero que fue avalado con los votos del partido de Evo Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS), y de los partidarios de la presidenta interina, Jeanine Áñez.

Si bien los analistas indican que solo se trata de un primer paso que no garantiza que haya acuerdo también en la Cámara de Diputados, fue considerado como un paso importante para la pacificación del país y el camino hacia la normalización institucional.

/Gap