Pese a que las movilizaciones no se han detenido tras más de un mes de protesta y que el catastro de daños, netamente relacionado con los espacios públicos, va en $30 mil millones y puede seguir subiendo, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu) ya trabaja en la implementación de un plan para reconstruir la ciudad, que cuenta con un presupuesto de $10 mil millones, donde una de las primeras prioridades es la recuperación de la infraestructura relacionada con el tránsito.

“Esperar a que termine la destrucción no corresponde. Un gobierno tiene que recuperar la movilidad y seguridad de la ciudad”, dice el secretario de Estado, Cristián Monckeberg, quien afirma que las demandas de las manifestaciones son legítimas, pero que es innegable que han tenido un costo para la ciudad.

La recuperación de veredas, pavimentos dañados por el calor de las barricadas, reposición de señaléticas, luminarias y semáforos, entre otros, contará con un presupuesto de cerca de $4.400 millones.

/gap