Cerca de las 9.30, Defensa informó que el ministro de la cartera, Alberto Espina, realizaría una declaración para referirse al informe de Amnistía Internacional y la reacción que tuvieron todas las ramas de las Fuerzas Armadas (FF.AA.), quienes a través de un comunicado rechazaron las conclusiones del organismo.

Según el informe de Amnistía se señala que “la intención de las fuerzas de seguridad es clara: dañar a quienes se manifiestan para desincentivar la protesta, incluso llegando al extremo de usar la tortura y la violencia sexual” y que “las autoridades bajo el mando del Presidente Piñera han sostenido su política de castigo durante más de un mes, generando que más personas se sumen a abrumador número de víctimas”.

Así, más de una hora después, Espina –previo a participar de una reunión con el Presidente Sebastián Piñera, quien encabezaba una reunión con comité interministerial de Derechos Humanos– respaldó a las Fuerzas Armadas.

“En primer lugar, debo señalar claramente que Amnistía Internacional al decir que las Fuerzas Armadas, es decir, el Ejército, La Armada y la Fach están cometiendo ataques generalizados con la intención de dañar y castigar a la población que se manifiesta está afirmando un hecho extraordinariamente grave y absolutamente falso”, comenzó diciendo el titular de Defensa.

Espina explicó que “las Fuerzas Armadas salieron en virtud del Estado de Excepción condicional de emergencia exactamente para lo contrario: para proteger a los chilenos, para salvarlos frente a la ola de saqueos, de ataques, de vandalismo y de atentado en contra de su vida personal y de sus bienes. Son las mismas Fuerzas Armadas que en estos días están combatiendo, arriesgando sus propias vidas para salvar a los chilenos de los incendios que están afectando la región de Valparaíso y otras regiones del país”.

Y agregó que “hacer esa afirmación por parte de Amnistía Internacional es un hecho gravísimo, falso y una imputación inaceptable que, además, no tiene ningún fundamento, ni antecedente que la justifique. Nuestras Fuerzas Armadas son instituciones profesionales, disciplinadas, no deliberantes y sometidas a la autoridad civil”.

El ministro defendió el comunicado conjunto de las tres ramas de la Defensa, asegurando que él tenía conocimiento de su elaboración: “Todas las instituciones y todas las personas cuando reciben un ataque de esa magnitud donde se les imputa que están generalizando un ataque en contra de nuestros compatriotas tienen pleno derecho a defenderse. No hay ningún acto de deliberación en lo que han hecho las Fuerzas Armadas, yo estuve en conocimiento de esa declaración y me pareció que es correcto porque no hay ningún juicio político que se emita”.

“Cuando son brutalmente atacadas de forma injusta, sin ningún fundamento, en un ataque que no tiene ninguna otra justificación que desacreditarlas y dañarlas, tiene pleno derecho a defenderse y eso nadie puede considerar que rompe el profesionalismo o afecta la no deliberación que las FF.AA. permanentemente practican”, agregó.

Espina reiteró que las FF.AA. son un “factor de unidad de los chilenos” y que “no son patrimonio de ningún sector político”. “Pero también son hombres y mujeres que a través de sus mandos y dentro de las reglas de la democracia y pleno respeto de la ley pueden y deben defenderse frente a ataques de esta magnitud. Y eso es lo que ha ocurrido. Y nosotros creemos que ese tipo de ataques, siempre hechos de manera clara pero sin pruebas, sobre instituciones tan valiosas como las FF.AA. causa un grave daño”, indicó.

Consultado Espina sobre si desde ahora en adelante va a ser común que las FF.AA. se vean pasadas a llevar podrán asumir que pueden hacer declaraciones públicas como la de ayer, indicó que “durante un año y medio las FF.AA. siempre han sido y serán y seguirán siendo conducidas políticamente por el ministro de Defensa, pero ataques de esta magnitud, que esperamos no se repitan legítima en un sistema democrático, que con conocimiento del ministro de Defensa, puedan defenderse, como lo puede hacer cualquier persona o institución que es objeto de afirmaciones falsas que afectan el honor, que afectan a miles de hombres y mujeres de las FF.AA. que lo que hacen es justo lo contrario, jamás salir a dañar a los chilenos, jamás salir a atacar a los chilenos, si son las FF.AA. las llamadas a proteger, cuidar los DD.HH y la propiedad e integridad física de los chilenos”.

Para concluir que los efectivos militares “respetaron rigurosamente las reglas del uso de la fuerza. Y en los casos, como en todo grupo integrado por seres humanos, se pueden haber cometido errores, irregularidades o casos al margen de la ley, ellos están siendo investigados por tribunales civiles con plena colaboración de las FF.AA.”.

/psg