Este miércoles se dio a conocer que la diputada de Renovación Nacional por la región de Aysén Aracely Leuquén enfrenta una querella por agredir físicamente a una trabajadora de un bar en Las Condes en evidente estado de ebriedad. Esto quedó registrado en un video de la cámara de seguridad del local que se viralizó.

Horas después, la parlamentaria entregó un comunicado oficial ofreciendo disculpas públicas por el episodio y explicando que este se debió a la mezcla de medicamentos y alcohol.

En Bienvenidos tocaron el tema con su compañera de partido y amiga -según ella misma declaró- Camila Flores. En ese contexto la diputada tuvo un intercambio con Raquel Argandoña:

Camila Flores: “Primero, mandarle un beso cariñoso a mi amiga Aracely. Sé que no han sido días fáciles, han sido difíciles. Es una mujer valiosísima, que ha llegado lejos con mucho esfuerzo. Es una gran persona y una gran amiga.

“Ella está con tratamiento, está con ayuda. Hay un reconocimiento desde su perspectiva desde una situación personal, que ella está tratando de salir adelante.

“Somos amigas hace muchos años, desde que estábamos en la juventud de Renovación Nacional. Ella en ese entonces era concejala, fue varios periodos concejala”

Raquel Argandoña: “Diputada, yo en verdad lamento por lo que está pasando su amiga. Pero según este episodio la diputada la sanción más drástica que podría enfrentar, según el reglamento, es una cesura y un descuento de hasta un 15% de su dieta parlamentaria”

Flores: “Pero eso en la cámara…”

Argandoña: “Perdón. Lo que quedaría estampado en la hoja de vida. Yo me pregunto, cualquier ciudadano trabajador normal en este país, si en su horario de trabajo sale a almorzar y bebe alcohol es despedido.

“Entonces, la ciudadanía está molesta porque ustedes tienen privilegios. Nosotros estamos cansados. Porque si su amiga está pasando por un problema, lo lógico es que debería haber pedido una licencia”

Flores: “Esto es desde el punto de vista de la cámara. No tiene nada que ver con lo que pueda ocurrir con las acciones legales que el personal del bar haya hecho, legítimamente, por cierto.

“Y eso lo tendrá que determinar un tribunal de la república. Tampoco soy yo ni ninguno de los que estamos acá los llamados a sancionar o decir qué corresponde y qué no corresponde”

Minutos después continuaron:

Argandoña: “Diputada, y si usted es tan amiga de ella, ¿por qué no le aconsejó que pidiera licencia?”

Flores: “Mire Raquel, yo a usted no le voy a decir en un programa de televisión lo que yo les puedo o no aconsejar a mis amigos. Porque eso queda en el fuero íntimo de mi amistad con ella…”

Argandoña: “Pero si usted la ve que está con un problema, como amiga yo le aconsejo…”

Flores “Oiga, pero hablaría muy mal…”

Argandoña: “…Que pida licencia, para que no se viera expuesta en el papelón”

Flores: “Y usted no tiene por qué creer que yo no lo haya hecho. Pero yo no le voy a decir que sí ni no, porque no corresponde. Eso queda en el fuero íntimo. Hablaría muy mal de mí como persona que yo venga a transparentar las intimidades de mi amistad”

Argandoña: “¿En cámara? Porque en privado lo ha hecho”

Flores: “Sí, pero en cámara…”

/gap