Estamos muy apenados de lo que sucede, pero a veces estas cosas ocurren y tenemos que cuidarnos y mantenernos a salvo”. El propio Roger Federer salió al court armado en el Movistar Arena de Bogotá para anunciarle a los fanáticos presentes que no se llevaría a cabo la exhibición pautada por el toque de queda que ordenó el presidente de Colombia Iván Duque tras los conflictos que predominan las calles de ese país.

El suizo se iba a presentar en la capital colombiana para disputar un duelo amistoso con el alemán Alexander Zverev, tal cual está realizando en distintos países de Latinoamérica en el marco de la gira por la región que está encarando. “Esta decisión es por la gente. Espero por supuesto volver algún día y poder jugar frente a ustedes el partido que deberíamos haber jugado”, señaló mediante un traductor ante la sorpresa del público colombiano.

Minutos más tarde, emitió un comunicado por intermedio de su cuenta de Twitter: “Estoy desconsolado por la gente de Bogotá. Debido al toque de queda esta noche, desafortunadamente no pudimos organizar el partido que he esperado tanto. Les prometo a todos que Sasha y yo volveremos en el futuro para darles a nuestros fanáticos colombianos la oportunidad de vernos jugar. Con tan buenos y duraderos recuerdos de mi gira de 2012 en Bogotá, no puedo esperar para que eso vuelva a suceder”.

/gap