La coalición oficialista Nueva Mayoría votó en bloque para salvar la reforma emblema del Gobierno, después de que la mandataria solicitara públicamente el apoyo de los parlamentarios, asegurando que aquellos aspectos que generan discordancia se pueden mejorar en el camino.

El Partido Comunista, que en la comisión de Educación -el pasado 11 de abril- no apoyó la iniciativa, esta vez aseguró que respaldaría al Ejecutivo.

La diputada de esa colectividad y exlíder de los estudiantes universitarios, Camila Vallejo, aseguró a los periodistas que “no será el Partido Comunista el que cause el rechazo de la reforma. Si nos abstuvimos fue para que (el) Gobierno precisara compromisos y se ha avanzado”, apostilló.

El diputado Gabriel Boric, también exdirigente estudiantil, señaló que el proyecto “no deja contento a nadie”, pero aún así le dio el visto bueno.

Subrayó el compromiso de la ministra de Educación, Adriana del Piano, de terminar con el Crédito Aval del Estado (CAE), que los estudiantes deben pagar una vez terminada la carrera y que por muchos años se transforma en una carga para el joven.

“Nos hemos preguntado qué es lo correcto. No podemos aprobar un proyecto que no nos sustente pero tampoco vamos a ser quienes obstaculicen su discusión”, puntualizó Boric.

Tras aprobarse en la Cámara de Diputados la idea de legislar la reforma a la educación superior, la iniciativa regresará nuevamente a la Comisión de Educación donde será analizada.

Los estudiantes de la educación superior chilenos se han movilizado desde el año 2011 en procura de una educación pública gratuita, de calidad y sin fines de lucro, puntos que la presidenta Bachelet estampó en su programa de Gobierno.

/gap