El Arsenal no se rinde y mantendrá la esperanza de meterse en Liga de Campeones hasta la última jornada. El conjunto ‘gunner’ sufrió para superar a un Sunderland ya descendido y se aferró al acierto goleador de Alexis Sánchez, autor de un ‘doblete’, para sacar tres puntos esenciales en la pelea por Europa.

Ahora los de Wenger deberán sumar un último triunfo ante el Everton y esperar a que City o Liverpool firmen un inesperado tropiezo en partidos relativamente asequibles. Es la carambola que salvaría una discreta temporada del conjunto londinense, que podría quedarse fuera de la máxima competición europea por primera vez en la ‘era Wenger’.

Lo intentará al menos el Arsenal hasta el final, con partidos ya mas guiados por el ímpetu que por el juego preciosista que no hace mucho enamoraba en la Premier y en el resto de Europa. Así se quitó de encima a un incómodo Sunderland, que se presentó en el Emirates dispuesto a dar guerra. Y así fue hasta que Alexis Sánchez mejoró la pésima puntería ‘gunner’.

Los de Wenger salieron en tromba pero pronto se encontraron con un Pickford en estado de gracia. El meta inglés fue un auténtico muro durante todo el partido. Con Giroud inédito y Alexis empeñado en hacer la guerra por su cuenta, únicamente Özil encontró cierto criterio entre tanta confusión.

Wenger da con la tecla

Incluso el Sunderland se permitió el lujo de probar a Cech en una buena llegada de Ndong. Se atascaba el Arsenal y, además, daba confianza a los de Moyes, que por momentos llegaron a creerse con opciones de salir victoriosos del Emirates.

La entrada de Iwobi y Welbeck, a 20 minutos del final, revolucionaron el encuentro. Poco después Xhaka encontró a Özil en un balón cruzado y el alemán sirvió en bandeja el primero para Alexis, que sólo tuvo que empujarla en el segundo palo. En una acción muy similar, minutos más tarde, el chileno firmaba la sentencia tras recibir, esta vez, un servicio de cabeza de Iwobi.

Suficiente para seguir creyendo en la Champions. Escaso para revertir una situación que obliga al Arsenal a agarrarse a resultados de terceros. Y todo ello con la ‘era Wenger’ puesta bajo sospecha más que nunca.

Ver video:

/gap