“Están claramente establecidos los hechos”, dijo este domingo el general de Carabineros Rodrigo Medina, en relación al caso de los funcionarios que usaron apodos en sus uniformes.

El pasado 18 de noviembre una serie de fotos comenzó a llamar la atención en la red social Instagram. Capturadas por el fotógrafo independiente Diego Ibacache, las instantáneas mostraban a tres funcionarios de Carabineros en Concepción que cambiaron las identificaciones de sus uniformes por apodos en inglés.

“¿Será legal que funcionarios de @carabchile usen identificaciones falsas?”, se preguntó Ibacache.

La respuesta al fotógrafo llegó al día siguiente desde Contraloría.

Pero esta jornada llegó la explicación de Carabineros, a cargo del general Medina. El oficial aseguró que los funcionarios realizaron esto luego de haber sido amenazados de muerte junto a sus familiares. En la misma línea, aseguró que en uno de los casos, el autor de la amenaza está identificado -“un compañero de enseñanza media”, dijo Medina- y denunciado a la fiscalía local.

Medina señaló que si bien no comparte la forma, entiende el proceder de los funcionarios, de alguna forma la entiende. “Hay una forma de reacción que si bien es cierto yo no la avalo, no la comparto…solamente el carabinero sabe por qué reaccionó de esa forma”.

El oficial aseguró que desde la institución no se está elaborando un sumario o investigación interna. “No, porque están claramente establecidos (los hechos). No hay necesidad de hacer investigación, cuando tu tienes los hechos claros, categóricos…no se persigue una investigación, y eso también está en el dictamen de Contraloría“.

Además, señaló que cualquier medida “deben aplicarla los jefes directos de los carabineros”.

/gap