Cuatro perros robaron una salchicha en una distracción de su dueño, que decidió confrontarlos para tratar de descubrir al culpable.

La grabación del interrogatorio a los canes se hizo viral a través de las redes sociales, por la particularidad de esta charla en la que el hombre le muestra la evidencia que demuestra que alguien había estado dándole algunas “mordidas” al embutido.

Los animales se mantuvieron en silencio y parecía haber compañerismo entre ellos, hasta que uno se “quebró” y apoyó su pata sobre el lomo del caniche.

Un instante más tarde, el segundo cómplice hizo lo mismo y el último en la fila, movió su nariz con el fin de señalar al principal implicado.

El sospechoso principal lejos de enojarse, no emitió sonido y esa situación generó cientos de comentarios entre los internautas.

/psg