La inflación se alista a completar cuatro años consecutivos bajo la meta de 3% del Banco Central. Sin embargo, y pese a que las presiones están controladas, las continuas alzas del tipo de cambio frente al peso chileno se encaminan a ser un factor determinante en el comportamiento del IPC de los próximos meses. En este escenario, y contrario a lo que aún espera el mercado, Scotiabank se adelantó y corrigió sus proyecciones de este indicador.

Ahora, con este telón de fondo, la entidad ajustó al alza su proyección para este mes situándola en 0,2% y anticipó 0,1% en diciembre, con lo que al cierre del año la inflación alcanzará el 3%. Con esto, prevé que inflación anual bordearía el 3,4% durante el primer trimestre de 2020, y se mantendría sobre 3,0% hasta mediados del próximo año.

En su reporte anterior, Scotiabank proyectaba que la inflación en noviembre podría situarse entre 0% y 0,1% con lo que preveía que el año cerraría en torno a 2,8%, ya que consideraba la reversión de las tarifas eléctricas y del Metro tras el anuncio del Presidente Piñera en tiempos de crisis. Sin embargo, este escenario cambió rápidamente, luego que a la escena se sumara otro actor: el tipo de cambio y sus constantes alzas que lo llevaron incluso a alcanzar la barrera de los $800 y a alcanzar su máximo histórico según datos de Bloomberg.

Según el informe, la depreciación cambiaria impulsará al alza los bienes importados, los cuales representan el 70% de la canasta básica. Sobre este punto, prevé que una de las divisiones más afectadas al alza serán paquetes turísticos y pasajes aéreos que, además de su estrecha relación con el tipo de cambio, coincidirán con el período de Navidad y año nuevo, donde “aumenta considerablemente la demanda por estos productos. Asimismo, para viajes internacionales, se toman precios con dos meses de anticipación a realizarse el viaje, lo que coincide con temporada alta para este tipo de destinos”, remarca el informe.

/psg