Filas interminables con horas y horas de espera, incluso durmiendo en la gasolinera esperando a que abra, es el panorama en muchas gasolineras de La Paz, pese a que el abastecimiento se recuperó hace días después de haber estado bloqueado el acceso por partidarios que buscan imponer por la fuerza el retorno de Evo Morales.

Los camiones cisterna pueden bajar ahora con relativa normalidad desde El Alto para abastecer a La Paz, donde esperan filas de vehículos que en casos llegan a cinco o seis cuadras.

“Ya todo va normalizándose y los precios no han variado”, dijo un conductor.

EN EL ALTO

El ministro interino de Hidrocarburos, Víctor Hugo Zamora, afirmó que se mantiene la vigilancia en la refinería de Senkata en El Alto. “Aún hay unos focos pequeños de gente que intenta bloquear”, dijo el ministro.

/gap