El ministro de Gobierno boliviano aseguró hoy que Iván Archivaldo Guzmán Salazar, uno de los hijos del capo narco mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán, estuvo en Bolivia protegido por el gobierno del ex presidente Evo Morales, estudió pilotaje de aviones en Santa Cruz de la Sierra e incluso contó en 2015 con una credencial provisional de ingreso a la Asamblea Legislativa.

Iván Archivaldo Guzmán Salazar, hijo de “El Chapo” con su tercera esposa, está acusado de introducir grandes cantidades de droga en Estados Unidos

Arturo Murillo, que ya había prometido “encarcelar a Evo Morales por el resto de su vida” por organizar actos de “terrorismo y sedición” desde su exilio en México, aseguró este lunes en una entrevista con El Deber que hay carteles de México y Brasil operando en Bolivia y que el narcotráfico mueve en Chapare, el bastión de Morales, entre USD 1.000 y 1.500 millones al año.

El ministro aseguró que hay 16 pedidos de extradición que llegaron de Brasil por narcotráfico y que la Cancillería no contestó ninguno. “Quiere decir que había un Gobierno que protegía al narcotráfico. Poco a poco se van a ir cayendo todas las máscaras”, aseguró.

“El otro día hemos encontrado credenciales de la Asamblea Legislativa Plurinacional a nombre del hijo de ‘El Chapo Guzmán’. Las credenciales son permisos provisionales para ingresar a la Asamblea. El hijo de ‘El Chapo Guzmán’ estuvo en Santa Cruz, vino a estudiar pilotaje, luego desapareció”, contó Murillo.

El ministro dijo que todo lo que sucedió en las últimas semanas en Bolivia se debe a la desesperación de los narcotraficantes instigados por el ex presidente a salir a las calles para defender su negocio. “Todos los movimientos se están dando, primero por desinformación a la gente de que les van a quitar su cato de coca, su casa, es un gran detonante para que la gente salga a bloquear y la platita sale del narcotráfico y terrorismo, liderados por Evo Morales”, aseguró. Y dijo tener “comprobado desde que lo hemos escuchado, primero ordenando que maten policías, después que cerquen ciudades y que los maten de hambre, eso es terrorismo, eso es sedición y lo hemos denunciado en Bolivia por delitos que tienen una condena de hasta 30 años de cárcel. Y ojo que él ya no es presidente, sino un ciudadano común, será juzgado por la justicia ordinaria y llevaremos nuestra denuncia a La Haya, por los crímenes de lesa humanidad”, prometió.

Murillo aseguró que “a la hoja de coca se la va a proteger” pero “se enfrentará con mucha fuerza el narcotráfico, esa será una lucha sin cuartel durante estos pocos días en que vamos a gobernar”.

Iván Archivaldo Guzmán Salazar, nació en octubre de 1983. Es hijo de Joaquín Guzmán Loera y María Alejandrina Salazar Hernández, quien fue la tercera esposa de “El Chapo”. Es hermano de Jesús Alfredo Guzmán Salazar y de Ovidio Guzmán López, retenido y liberado en Culiacán el mes pasado por autoridades mexicanas.

Está en la mira de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) acusado de introducir grandes cantidades de cocaína, heroína, metanfetaminas y marihuana en Estados Unidos, a través de vehículos, camiones, embarcaciones y túneles.

Buena parte de la materia prima utilizada por el cártel era importada de Asia, Colombia, Bolivia, Ecuador, Venezuela, Perú, Panamá, Costa Rica, Honduras y Guatemala.

Es conocido con el alias de “Alejandro Cárdenas Salazar”, “El Chapito”, “César”, “Jorge”, o “Luis”, también es señalado por el gobierno de Washington de haber lavado dinero obtenido por el trasiego de droga.

La Oficina de Control de Bienes Extranjeros de EEUU, informó que Iván Archivaldo y otro de los hijos de “El Chapo”, Ovidio Guzmán López, son parte activa de la red de narcotráfico del Cártel de Sinaloa.

/psg