Anticipando un crecimiento de 1,9% para 2019 y 2,3% para 2020, Moody’s decidió mantener la clasificación “A1” de Chile y perspectiva estable. La crisis social y a discusión de una nueva Constitución, no empañan la solidez de las instituciones nacionales, una de las ventajas del país, de acuerdo a la agencia.

“La perspectiva de calificación estable refleja nuestra evaluación de que el perfil crediticio del país abarca fortalezas importantes, incluida la alta fortaleza institucional reflejada en sus puntajes de gobierno y efectividad de políticas, que están en línea con o por encima de sus pares”, se lee en el informe difundido hoy.

Asimismo, destacan que “la fortaleza fiscal del gobierno sigue siendo muy alta a pesar del deterioro reportado hasta la fecha, con métricas de deuda más bajas que las de muchos soberanos con calificación A”.

Constitución

En el reporte dirigido a sus clientes, Moody´s da cuenta del acuerdo para una nueva Constitución con el que se dio respuesta a las demandas sociales.

Al respecto, su tesis es que “el resultado de este proceso sea una Constitución cuyo contenido general no sea materialmente diferente del actual, ya que la principal objeción de los chilenos es el origen de la constitución, de la era de la dictadura, no tanto su contenido”.

Esa visión, según la agencia, queda respaldada por el hecho de que “la nueva Constitución debe ser acordada por dos tercios de los miembros de la Asamblea, reduciendo así el riesgo de cambios drásticos”.

De todas maneras, advierten que el estallido social pesará tanto en el crecimiento del trimestre en curso como en del año próximo, mientras que desde el exterior persiste la incertidumbre sobre el desenlace de la guerra comercial, que pesa sobre el comercio exterior chileno.

/psg