La reina Isabel ha animado a todos los británicos a vacunarse contra el coronavirus a través de una videollamada con varios responsables de la campaña de vacunación en el Reino Unido. La soberana, de 94 años, habló de su experiencia tras haberse vacunado en enero, al igual que su marido, el duque de Edimburgo, de 99 años. “Fue muy rápido y recibí muchas cartas de personas que se han sorprendido mucho de lo fácil que fue recibir la vacuna. Y el pinchazo no dolió en absoluto”, dijo. “Obviamente es difícil para las personas si nunca se han vacunado (…) pero deberían pensar en los demás más que en sí mismas”, añadió la Reina, quien comparó el COVID-19 con una “peste” que arrasa el mundo.

La Reina, que charló con estos expertos desde el Castillo de Windsor, hizo un guiño a su marido, que permanece ingresado en el Hospital King Edward VII, de Londres, desde el pasado 16 de febrero, luciendo el mismo broche que llevó en 1946 durante el anunció de su compromiso matrimonial en el Palacio de Buckingham.

Más de 18 millones de personas han recibido la primera dosis de la vacuna en el Reino Unido, donde la campaña de vacunación comenzó el pasado diciembre. El Gobierno espera que todos los adultos hayan recibido al menos la primera dosis para finales de julio. La tasa de aceptación de la vacuna es muy alta, de alrededor el 90 por ciento, pero algunas minorías son reticentes, de ahí la importancia de las declaraciones de la Reina.

/gap