El tema previsional es una piedra en el zapato para todos los gobiernos, sin embargo, el problema va más allá y sigue siendo un tema país y de estado que no se analizado en profundidad y menos con acuerdos ya que, como siempre lo he dicho, es un tema netamente político.

No seamos ingenuos, hay un dicho que dice “no podemos pedirle peras al olmo” y eso refleja claramente que el momento en que estamos viviendo, está exigiendo una unión de soluciones prácticas dejando de lado las diferencias propias de nuestra sociedad, muchas veces enferma por ambiciones personales y políticas, que no nos permiten ver más allá de nuestro metro cuadrado.

Los pensionados, sólo quieren tener lo que se merecen, como es una pensión digna, porque para ello han contribuido con esfuerzo, y que cuando  la piel se arruga, el cabello se vuelve blanco, los días se convierten en años, pero lo importante no cambia, ya que la fuerza y convicción no tienen edad, solo desean ser escuchados y que quienes tienen el poder, como son las distintas instituciones públicas,  les asegure una vida tranquila y recompensada por ese esfuerzo diario y constante de haber entregado lo mejor al país.

No es posible que tenga que existir desmanes, saqueos, violencia para que se acuerden que existe ese otro Chile, que no recibe los beneficios que sólo unos pocos acceden y que queda en manifiesto que sí estaban los recursos y que por mezquindades políticas y falta de consenso no llegaban a la mayoría de las personas.

Lamentablemente, como siempre, los más perjudicados con esta violencia desatada por grupos anarquistas, delincuentes, o grupos muchas veces aleonados por políticos que sólo quieren desestabilizar al país, los condenan a encerrarse en sus casas, porque no existe seguridad ni tampoco las condiciones mínimas que simplemente han sido destruidas y eso repercutirá en la calidad de vida, no sólo de todos los habitantes de nuestro país, sino especialmente de los adultos mayores que no tienen la agilidad para poder caminar ni menos correr ante los disturbios, incendios y destrucción de supermercados, farmacias,  metro etc.

Bienvenida cualquier mejora a las pensiones, pero seamos realistas, la mayoría de los pensionados seguirán esperando una solución definitiva y no parches que simplemente tapan por encima, las deficiencias de ese camino pedregoso que simplemente se quiere ocultar.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com

/gap