El presidente de Metro, Louis de Grange, acudió esta jornada hasta la Comisión que analiza la acusación constitucional contra el exministro del Interior, Andrés Chadwick.

Dentro de esta instancia, de Grange expuso cifras respecto a los daños sufridos por el tren subterráneo en el marco de las protestas sociales que comenzaron el pasado 18 de octubre.

Es así como aseguró, además, que se reevaluará la forma de construcción de las futuras estaciones considerando los incidentes de incendios que afectaron a diversas estaciones de la red.

“En los que son las nuevas líneas 7, 8 y 9 y las extensiones, vamos a incorporar, hay que tener certeza de cuáles son las conclusiones finales de la investigación, pero los nuevos proyectos van a tener que incorporar modificación a lo que ha sido la construcción tradicional. Algo que no es menor es que todos los incendios ocurrieron en estaciones en viaducto o estaciones en superficie, entonces ese antecedente es importante para el futuro diseño”, indicó de Grange.

Agregó que “la empresa cambió, Metro cambió para siempre. Y algo que quizás antes nos parecía que era normal, razonable, suficiente, pensando a futuro, en lo que viene, probablemente vamos a tener que cambiar algunas cosas”.

Anunció, además, que producto de los incidentes en el transporte subterráneo habrá una modificación de los protocolos internos y que, como parte del plan de reconstrucción, “estamos invirtiendo fuertemente en los accesos y eso tiene una inversión de 36 millones de dólares”.

Daños por US$ 376 millones y postergación de proyectos

Louis de Grange también entregó datos respecto a las pérdidas para la empresa, así como también sobre los efectos que tendrá esta situación en los futuros proyectos.

De esta manera explicó que “estamos transportando hoy en día cerca de un 60% de los pasajeros que se transportaban de manera habitual”.

Sobre los daños a la infraestructura y equipamiento, el presidente de Metro detalló que “hemos estimado hasta el momento que el daño causado por los destrozos se acerca a los 376 millones de dólares asociados solo a la reconstrucción. Por otra parte está el daño asociado a la reducción de ingresos, en la reducción de cantidad de viajeros, y estamos haciendo los análisis, no tenemos aún un resultado acabado”.

“El daño que le hicieron a metro es equivalente a lo que cuesta la extensión a Bajos de Mena. Es un daño que es muy significativo”, complementó.

Sostuvo, también que esta situación “también ha generado una postergación de los proyectos en los que estábamos avanzando: Línea 7, que venía del anterior gobierno, Línea 8 y 9, que fueron anunciadas en el actual gobierno, además de las extensiones de la Línea 2 A San Bernardo, de la Línea 3 a Quilicura; también se ha generado un atraso en esos proyectos”.

Finalmente, en materia judicial, de Grande señaló que “Metro ha presentado más de 40 querellas, y que tenemos más de 30 formalizados individualizados”.

/psg