Los equipos de emergencia encontraron tres cadáveres más el miércoles por la mañana valiéndose de drones, perros y maquinaria pesada para buscar entre los escombros provocados por el peor terremoto de Albania en décadas, mientras el número de víctimas mortales ascendía a por lo menos 25 personas.

En la ciudad de Thumane, cerca del epicentro del terremoto del martes, una mujer se paró frente a un edificio derrumbado pidiendo a los equipos de rescate que encontraran a su sobrina.

Poco después los equipos sacaron dos cuerpos. La policía dijo que había encontrado otra víctima antes del amanecer.

Otros residentes durmieron en las calles en tiendas de campaña, temiendo las réplicas.

Adrian Muci dijo que seis de sus parientes habían muerto en dos edificios distintos, y que su propia casa estaba a punto de derrumbarse.

“Tengo otros primos y parientes, pero no sé dónde están y si están muertos o no”, dijo a Reuters. “Nunca más podré vivir en mi casa”.

El terremoto de 6,4 grados de magnitud, situado a 30 km (19 millas) al oeste de Tirana, se sintió en los Balcanes y en la región de Apulia, en el sur de Italia, al otro lado del mar Adriático.

/gap