Con un oído puesto en los pasillos de la Corte Electoral, que deberá confirmar al ganador del balotaje presidencial el viernes, Luis Lacalle Pou retomó su rutina habitual esta semana. Luego de un lunes distendido en el que le dio descanso a todo su equipo, el candidato del Partido Nacional ya comenzó a delinear los nombres de su gabinete, confiado en que falta muy pocopara que sea proclamado nuevo presidente de Uruguay​.

Para lograrlo, le hacen faltan tan sólo 2.615 votos de los poco más de 35 mil sufragios observados que hay.

Al repasar la lista que manejaría Lacalle Pou se observa la presencia abrumadora de miembros del Partido Nacional y el Colorado: Ernesto Talvi (el ex candidato presidencial del Partido Colorado sería el canciller, aunque aún no respondió al ofrecimiento) y Jorge Larrañaga (el senador del Partido Nacional iría al ministerio del Interior) son los nombres de más alto perfil que serían parte del equipo.

El reparto del resto de los ministerios sería el siguiente: Desarrollo Social, Defensa, Industria, Transporte y Educación serían para el Partido Nacional, mientras que Ganadería y Turismo irían al Partido Colorado. Los ministerios de Vivienda y Salud irían para Cabildo Abierto, y aún no está decidido quién quedaría al frente del ministerio de Trabajo, pero sería alguien del Partido Nacional o Colorado.

Para el ministerio de Economía y Finanzas suena el nombre de Azucena Arbeleche, también del Partido Nacional e integrante de la “mesa chica” de Lacalle Pou. Sin embargo, la intención del candidato sería que en este sector estén representados todos los partidos de la coalición en distintos puestos.

Tal vez la mayor sorpresa sea la noticia de que habría dos ministerios para Cabildo Abierto. Siempre según El País, los ministerios de Vivienda y de Salud irían para el general retirado Guido Manini Ríos, líder del partido, y su esposa Irene Moreira. Se especulaba con que Vivienda iría para el partido, pero no el de Salud, un área en el que se barajaban nombres más cercanos a Lacalle Pou que han trabajado sobre el tema. El dato es significativo además ya que son dos sectores que obligan a tratar con temas sociales sensibles, y el nivel de rechazo que genera Cabildo Abierto en grandes porciones de la población puede conducir a situaciones de tensión.

En medio de los trascendidos sobre el futuro posible gabinete, Manini Ríos se reunió cerca de las 17 del martes con Luis Lacalle Pou en la sede central de Todos sobre el Bulevar Artigas. A la salida, el ex general simplemente dijo que se habían hablado de temas generales, y no dio mayores precisiones al respecto. Aclaró a su vez que, si bien Cabildo Abierto tendrá una representación en el gabinete, no se especificaron nombres ni cargos. Lo que sí reafirmó es que él no será ministro de gabinete. “Yo soy senador electo, la gente me eligió para eso, y quiero hacer eso”, afirmó.

Asimilando la derrota

Para el Frente Amplio, la alegría del domingo a la noche por la remontada que pocos habían vaticinado pareció dejar paso el lunes a una suerte de preparación para lo inevitable. Luego de su discurso con marcado tono triunfalista sobre el filo de la medianoche, que coronó con la frase “quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semilla” (un célebre epitafio que el poeta y sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal le dedicó a Adolfo Báez Bone), Daniel Martínez​ aclaró en su cuenta de Twitter que no tendrá ningún problema en reconocer la derrota en caso de que llegara a darse.

 Los nombres que manejaban los diarios de Uruguay para el potencial equipo de trabajo de Luis Lacalle Pou provenían de los distintos espacios de la coalición multicolor que lo apoyó de cara al balotaje. La idea rectora para determinar quién formará parte de ese gabinete es la de conformar un grupo con “mucha solidez y espalda política”, tal como informa el diario El País en base a fuentes cercanas al candidato.
/gap