Un derrumbe nunca antes visto desde que se realiza el estudio reveló el Índice de Percepción del Consumidor (Ipeco) en octubre, mes que ha quedado marcado por la crisis social que agita al país.

De acuerdo al sondeo, que elabora el Centro de Estudios de la Universidad del Desarrollo (UDD), para el décimo mes de 2019 la confianza de los consumidores se ubicó en 65,7 puntos, perdiendo 32,4 puntos en comparación con septiembre, mes en que el indicador se situaba en 98,1 puntos. Así, pasó desde un nivel “moderadamente pesimista” a uno “extraordinariamente pesimista”.

Dicho resultado se inscribe como el más bajo en la historia del sondeo que se realiza desde 2001, considerando que el siguiente registro más bajo fue en enero de 2009 (con 66,47 puntos) en plena crisis subprime.

De acuerdo a Cristián Echeverría, director del Centro de Estudios de la UDD, si bien el Ipeco está en un nivel más bajo que el de la crisis subprime, lo más destacable del resultado, afirma, es que “la caída fue bastante pronunciada para ser un mes, versus la del 2008-2009”.

Respecto de la percepción de la coyuntura, también retrocedió en octubre hasta 83 puntos desde los 145 de septiembre, pasando desde niveles “levemente optimistas” a “muy pesimistas” y es el registro más bajo desde abril de 2016, cuando llegó a 74,54 puntos.

De la misma manera, las evaluaciones de situación económica actual y desempleo actual tienen fuertes retrocesos.

El primero cae 46,1 puntos en octubre para ubicarse en 71,8 puntos (117,8 en septiembre) y el del desempleo se derrumba 97 puntos, al pasar desde 205,5 puntos a 108,5.

Percepción futura

En términos de expectativas o confianza en el futuro, el Ipeco también cae a su mínimo histórico al ubicarse en 59,6 puntos, 21,6 menos que el registro del mes previo (81,2 puntos en septiembre) y es el más bajo también desde enero de 2009, cuando llegó a 60,98 puntos. En ambos casos, se trata de niveles “extraordinariamente pesimistas”.

Este resultado, afirma el estudio, está fuertemente influido por las agudas caídas en las percepciones de la situación económica futura y de los ingresos futuros, y a un marcado retroceso en la percepción del desempleo futuro.

Respecto de la situación económica futura, el indicador retrocede 24,2 puntos en octubre y se ubica en 57,8 puntos, y lo mismo ocurre con las expectativas de ingresos futuros, que cayó 17,5, para ubicarse en 48,7 puntos.

En ambos casos, la perspectiva de los consumidores pasa desde un nivel “pesimista” a “extraordinariamente pesimista”.

Para el desempleo futuro, en tanto, retrocede 24 puntos, para quedar con un registro de 79,5 puntos (103,6 en septiembre), pasando desde un nivel “moderadamente pesimista” a “muy pesimista”.

Según estrato socioeconómico y por regiones del país, el sondeo de la UDD también registró resultados negativos.

Tanto los estratos ABC1, C2 y C3 cayeron a niveles de confianza “extraordinariamente negativos”, siendo los mayores retrocesos en el más alto que pierde 43,6 puntos entre septiembre y octubre y el C3, que cae 40,9 puntos.

En tanto, el estrato D descendió a niveles “pesimista” y el E a “moderadamente pesimista” con descensos de 24,7 y 16,9 puntos, respectivamente.

Por regiones, la Metropolitana perdió 28,5 puntos (desde 95,4 a 66,9) quedando en niveles “extraordinariamente pesimistas” y la del Biobío 50,7 puntos (desde 139 a 88,4 puntos) quedando en niveles de “muy pesimista”.

El economista de la UDD enfatiza que el resultado anticipa efectos en el corto plazo y mediano plazo en demanda interna, crecimiento e inversión, en tanto, “lo que ocurra en el largo plazo dependerá de cómo evolucione la situación actual y las medidas que se vayan tomando”.

/psg