Las ventas del comercio minorista de la Región Metropolitana marcaron en el mes de octubre una baja real anual de 17,2% -en términos de ventas totales presenciales- ante la crisis que que vive el país desde mediados de dicho mes y que ha afectad el desempeño del sector.

De acuerdo a información publicada por la Cámara Nacional de Comercio (CNC), las ventas presenciales cierran entre enero y octubre de este año con una baja de 4,1% en términos de locales equivalentes y una caída de 2,6% en cuanto a ventas total locales del sector.

Según confirmaron desde la CNC, la baja real anual de 17,2% en ventas totales presenciales se trata de la peor caída desde que la entidad comenzó a elaborar el índice de ventas en 1991.

Con respecto al trimestre móvil, el período agosto-octubre se desaceleró fuertemente producto de la baja de octubre. Así, marcó una baja de 5,3% real en término de locales equivalentes y una caída de 5,4% real en ventas totales presenciales.

Bernardita Silva, gerenta de Estudios de la CNC, explicó que la baja real anual de 17,2% en el mes de octubre “se explica por el estallido social del 18 de octubre, el cual impactó fuertemente al sector siendo víctima de múltiples ataques, incendios y saqueos, afectando el capital de trabajo y que ha puesto en riesgo la integridad física de los trabajadores y consumidores”.

“Son justamente las ventas presenciales las que se han caído fuertemente por esta situación, dado el alto nivel de exposición que han tenido frente a este conflicto”, agregó Silva.

En cuanto a las categorías, “los resultados de octubre evidencian que las más afectadas han sido las de bienes durables y semi-durables, mientras que la Línea Tradicional Supermercados, la cual incluye abarrotes y perecibles, sufrió una menor caída dado la compra compulsiva que se vivió tras el estallido social en los distintos supermercados por miedo a un posible desabastecimiento”.

La gerenta de Estudios recalcó que “el sector minorista ya venía debilitado y sumando estos acontecimientos alcanza una baja en sus ventas presenciales de 2,6% en lo que va del año, y donde, incluyendo las ventas online, se estima un resultado prácticamente nulo en el sector entre enero y octubre”.

Respecto a las proyecciones para el mes de noviembre, Silva dijo que “en la medida que el escenario no empeore, el índice de ventas minoristas presenciales de la RM podría terminar con una baja entre 10% y 15%, cerrando este indicador el 2019 con una caída entre 3 y 5%”.

/psg