Desde el 28 de junio de 2018 que no vemos a Yerko Puchento en televisión. Ese día terminó la última temporada de Vértigo en el 13, y el humorista Daniel Alcaíno se quedó sin pantalla, pero con su show que funciona a la perfección en teatros, casinos y festivales donde la irreverencia de este opinólogo, convertido en defensor de la gente, hizo que se ganara el cariño del público.

Ante todo lo que ha sucedido en el país durante los últimos 41 días de protestas, Yerko no ha estado indiferente. Es más, un día después del estallido tenía un gran show en el Arena Monticello (entradas en Topticket.cl) el cual fue reformulado y mostrará este viernes, a las 21 horas, con la intención de que sea el puntapié para un salto más grande y necesario para él.

“Hubo que replantear todo. Sólo dejamos lo mejor de lo anterior y agregamos un cuadro nuevo con la contingencia, lo más jocoso desde el estallido, aunque nosotros hace muchos años empezamos con la crítica social cuando salieron los casos como Penta o Caval. Hubo demandas de por medio, pero así es esto. A algunas personas le duelen las verdades”, cuenta Alcaíno.

El actor ha sido parte de las marchas, es ahí donde le han pedido que vuelva su personaje a la palestra, por eso cree que “el chileno está reclamando, quizás se fue al chancho y la gente sacó al Yerko que lleva adentro, pero eso fue una bola de nieve, de abusos, de rabia, que en algún momento había que denunciar. A nosotros nos terminaron echando de la televisión por reclamar y hablar de frente. Siento que necesitamos la voz de Yerko en un momento así”.

Y como Puchento ya es un mayor de edad -cumplió 18 años al alero de Alcaíno desde su debut en “Siempre es lunes” el 2001-, el interprete cree que es necesario dar un salto de calidad. “Nosotros siempre estamos dispuestos ir al Festival de Viña, sería un privilegio distender con humor, que la gente se sienta identificada, aunque siempre pasa algo. Yo a Viña iría gratis si es que se atreven a llevarnos sin censura, pero algunos organizadores nos encuentran un poco peligrosos”, sostuvo.

– ¿Sientes que los chilenos quieren verte en la Quinta?

Obvio, pero no se dio la oportunidad ni cuando estuve en el 13 ni ahora que están con TVN. No se han atrevido a ver qué puede salir de esto. Sería un privilegio poder estar ahí porque la gente se siente interpretada por nuestra visión de cómo es el país.

– ¿Para este show del viernes en el Monticello habrá un anticipo?

El show tiene una fuerte crítica social, pero todo mirado desde el humor. Hablaremos de salud, vivienda, pensiones, torturas, la Cecilia Pérez, los alienígenas, la Rubilar, Blumel, Evelyn Matthei, Piñera, los Carabineros, que se han transformado en la gran piñata de Chile. Es humor con nombre y apellido, opinante y que ojalá ayude a que logremos solucionar toda esta injusticia que vivimos.

– ¿Hubo problemas en la construcción del guión?

Hemos tenido nuestros conflictos con Jorge (López), pero finalmente nos termina ganando la risa. El ingenio del chileno es muy rápido y la gente nos ayuda a generar este libreto, así que ansioso de lo que pase el viernes, porque eso nos dará la visión de lo que puede seguir para nosotros.

/gap