Universidad Católica se coronó como justo campeón del fútbol chileno pese al lamentable final de temporada, definido por el consejo de presidentes de la ANFP tras varios intentos de reanudar la actividad.