Tal como esperaba la mayoría de los agentes económicos, la actividad sufrió una dura caída en octubre, el mes del estallido social. De acuerdo al Banco Central, la economía chilena medida con el Imacec se contrajo 3,4% en el décimo mes del año, que tuvo la misma cantidad de día hábiles que octubre 2018.

Y aunque se preveía una contracción, nadie esperaba que fuera tan negativa. La mayoría de las expectativas oscilaban entre -0,5% y -2,0%.

La serie desestacionalizada disminuyó 5,4% respecto del mes precedente y 3,5% en doce meses.

El Imacec minero creció 2,0%, mientras que el Imacec no minero cayó 4,0%. La actividad económica del mes se vio afectada por el desempeño de las actividades de servicios, comercio e industria manufacturera.

En los servicios, destacaron las caídas de educación, transporte, servicios empresariales y restaurantes y hoteles. Compensó parcialmente este resultado el aumento de la actividad de construcción.

Cabe recordar que el 18 de octubre se iniciaron una serie de protestas por el aumento en el precio del pasaje del metro.

Los manifestantes paralizaron el tren subterráneo y, conforme pasaron las horas, las manifestaciones se tornaron violentas, las cuales tuvieron como punto más álgido la destrucción de una decena de estaciones de metro.

A partir de ahí, se inició una ola de saqueos y destrucción que se expandió por varias ciudades del país, paralizando la actividad productiva, del comercio y afectando las expectativas de inversión.

/psg