Con la señal de alerta máxima encendida respecto de la salud del planeta, quedó inaugurada este lunes en Madrid la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas, una conferencia anual que lleva medio siglo combatiendo el calentamiento global y que este año es tan imperativa como decisiva.

 Bajo el lema Tiempo de actuar, esta Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, la COP25, exige un urgente cambio de rumbo por parte de los países para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el calentamiento global.
Con la meta de lograr neutralizar las emisiones de carbono para 2050, la apertura del foro político internacional estuvo a cargo del secretario general de la ONU, António Guterres y del presidente del gobierno en funciones de España, Pedro Sánchez. Madrid es anfitriona de esta cumbre que debía celebrarse en Santiago de Chile pero que, hace tres semanas, el gobierno de Sebastián Piñera​ suspendió ante las masivas manifestaciones que tienden a desestabilizar su gobierno.
/gap