El expresidente del Banco Central, Roberto Zahler, coincidió con la propuesta planteada por el expresidente Ricardo Lagos de aumentar el endeudamiento público para financiar las demandas sociales, y sostuvo que no sólo por esa vía sino que también con los recursos acumulados en los fondos soberanos, existe holgura para mejorar la agenda social.

“Ahí queda mucho espacio por varios motivos, el primero es que el país tiene y el Estado tiene una cantidad importante de fondos acumulados como consecuencia de una sana política fiscal que hemos tenido en los últimos años, que hoy día a asciende a US$25 mil millones de dólares en torno a US$15 mil millones de lo que se denomina Fondo de Estabilización Económica y Social, que con ese nombre, es para que se gire prácticamente una parte importante en una crisis como la actual”, dijo Zahler en entrevista con T13 Radio.

Asimismo recordó que el Fondo de Pensiones tiene unos US$10 mil millones, siendo el tema de las jubilaciones justo uno de los más importante de las demandas sociales.

Zahler enfatizó que “el gobierno no solo tiene los ahorros acumulados sino que tiene capacidad de endeudamiento, la deuda pública total de Chile asciende a cerca de un 27% del Producto Interno Bruto (PIB) lo que en términos internacionales es extraordinariamente baja”.

Indicó que si bien desde el año 2008 la deuda ha ido en aumento, aún el país tiene la deuda más baja de América Latina y una de las 10 más bajas del mundo.

Mientras Lagos planteó elevar el endeudamiento público a un 45% del PIB, Zahler sostuvo que subir a 40% le parecía una cifra absolutamente normal tomando como referencia el mundo internacional y enfatizó que disponer de mayor recursos no sólo es razonable sino que es indispensable.

Sin embargo advirtió que no se debe gastar todos los recursos inmediatamente. “No estoy diciendo que se gasten US$30 mil millones en un sólo año”, indicó.

El economista dijo que más allá del financiamiento de la agenda social inmediata se debe también plantear una estrategia desarrollo, en la que, a su juicio, el gasto social debe 4 o 5 puntos superior al PIB, de modo de satisfacer de manera permanente los gastos sociales y que para ello se debe analizar elevar los impuestos.

También realizó una crítica frente a la cautela con la que se gastaron los recursos en el pasado. En específico frente a las declaraciones de Lagos, quien destacó que al término de sus mandato dejó el nivel de deuda pública en 5% del PIB, Zahler señaló que “no hay que estar orgulloso por eso, mi opinión es que era y sigue siendo una política fiscal muy sana, pero hay límites y límites este país no es Noruega, este país no es Alemania, este país no es un país petroleo, no somos esos países y parecía que fuéramos esos países, nos vanagloriábamos por eso”.

En este sentido señaló que “yo creo que eso fue una cuestión muy errada que en alguna medida abarca todo lo que fue, yo hablo un poquitito en pasado, el modelo de desarrollo que hemos tenido en los últimos 30 a 40 años en Chile yo creo que ha sido muy exitoso en algunos planos, pero en algunas cosas nos quedamos dormidos en los laureles, no nos dimos cuenta que este era un país muy pobre, y muy desigual, con una gran concentración económica, estuvimos mirando un poco para el techo y eso nos está pasando la cuenta”.

Zahler dijo que más allá del financiamiento de la agenda social inmediata se debe también plantear una estrategia desarrollo, en la que a su juicio el gasto social debe 4 o 5 puntos superior al PIB, de modo de satisfacer de manera permanente los gastos sociales y que para ello se debe analizar elevar los impuestos.

Dólar e Imacec

En otro tema Zahler descartó que la intervención cambiaria anunciada por el Banco Central haya tenido un mensaje para el mundo político tal como planteó el exvicepresidente del instituto emisor, Sebastián Claro en entrevista con Pulso.

“Realmente creo que el tema político no está ni en el primer, segundo ni tercer lugar en la toma de decisiones del Banco Central”, señaló. Dijo que un tipo de cambio a $800 muy superior a lo que se alcanzó para el peor momento de la crisis subprime, era claramente un dólar que estaba desalineado de ss fundamentales, lo que llevó al instituto emisor a intervenir.

En cuanto a las proyecciones para el dólar dijo que si empeora el escenario interno y aumenta la violencia podría llegar a los $1.000 e incluso más. Pero afirmó que “en cualquier otro escenario lo más probable es que baje de los $800”.

En cuanto a la actividad económica, que de acuerdo a lo informado esta mañana por el Banco Central se contrajo 3,4% en octubre, ubicándose bajo las expectativas del mercado que esperaba un retroceso entre 0,5% y 2%, y con lo que se anotó el peor desempeño en más de una década, Zahler advirtió que las cifras de noviembre y diciembre también será negativas y no descartó que puedan ser peores que el desempeño del décimo mes del año.

El economista proyectó que el crecimiento tendrá una frenazo en el último trimestre de este año y el primero del próximo, pero añadió que probablemente el mayor impacto de la crisis será en el desempleo, el que podría llegar a tasas de dos dígitos.

/psg