En medio de la crisis social que afecta al país, un estudio de Deloitte indica que el 61% de las personas ha declarado que reducirá sus gastos para esta Navidad.

Entre las razones para esta baja, según el análisis, están la incertidumbre por el futuro de la economía y porque la gente quiere evitar las deudas.

Mientras que antes del estallido social la intención de gasto promedio era de $183 mil, después del 18 de octubre bajó un 9%, llegando hasta los $167 mil.

Asimismo, si antes se pretendía gastar $10 mil por un regalo, después del estallido esa cifra bajó a $8.500.

“El 61% es fuerte dada la coyuntura de economía nacional que hay y el miedo de la gente de que sus ingresos futuros sean más bajos. La gente está percibiendo que tiene un riesgo de poder empezar a percibir menos ingresos y en función de eso, se cuida más”, señala Miguel Pochat, socio líder consumer industry de Deloitte.

“Que no se de la venta de Navidad para el gran retail, impacta en los resultados, pero tiene la espalda para esto, sin embargo, el pequeño comercio se va a ver fuertemente afectado”, agrega.

/gap