El Ministerio de Salud informó que “la variación de nuevos casos confirmados a nivel nacional es -26% y -29% para la comparación de 7 y 14 días respectivamente. En tanto, las 16 regiones del país disminuyen sus nuevos casos en los últimos 7 y 14 días”.

Todas estas cifras llegan justo cuando se confirmó el primer caso en Chile de un contagio con la variante Delta. Y es por eso que las autoridades si bien reconocen que son registros “alentadores”, llaman a tomárselos con “mesura”.

“Son cifras bastante alentadoras, pero hay que tener muchísima mesura, es una excelente noticia, pero es un optimismo bastante contenido. Sin embargo, por si solas no responden ciertas dudas que uno puede plantear a un futuro cercano”, señala a Emol el secretario general del Colegio Médico, José Manuel Bernucci.

El médico detalla que las preguntas que quedan son: “Uno, cuál va a ser la respuesta de estas cifras a las aperturas que desde el martes sobre todo vamos a tener en la RM. Lo segundo, es que no sabemos tampoco, quizás en un poco tiempo más, cuál va a ser el impacto de la presencia de transmisión comunitaria de la variable Delta. Y tercero, no sabemos cuál será el impacto poblacional del programa de vacunación.

De estas, la más importante es la apertura, sobre todo porque ya hemos tenido bajas similares, pero que finalmente por los relajos de las medidas y soltar demasiado pronto las restricciones hemos vuelto a caer en lo mismo”.

Mientras que desde el Minsal, el doctor Luis Castillo, coordinador de camas UCI del ministerio, sostiene que “hay que tomarlo con mucha prudencia, con estas buenas cifras de manera de poder consolidarlas una vez que se termine por vacunar la población tal como se distribuyó a la población objetivo”.

Para el ex subsecretario de Redes Asistenciales, estos positivos registros se deben a tres factores: “Primero, la inmunización, la vacunación avanza muy bien, se han vacunado el 60%, 60 y tantos por ciento, regiones que están alcanzando ya el 80%, la población objetivo están bajando como nunca las tasas de contagios. El ejemplo más clásico es el de Magallanes, porque ellos ya están absolutamente vacunados, además es como una isla. Segundo tema son las cuarentenas largas, cortas, bien llevadas, mal llevadas de alguna manera han tenido un impacto positivo, o sea, reducir la movilidad y reducir la transmisión y reducir la contagiosidad, la tRansmisión comunitaria”.

En tercer lugar, Castillo destaca “los autocuidados, el uso de mascarilla, distanciamiento físico, el lavado de manos juegan un rol, probablemente no tan significativo dentro de todo, pero también están jugando un rol muy importante”. Y la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, acota que “hemos visto una disminución sostenida de casos y positividad en las últimas cuatro semanas, lo que se está viendo muy de a poco en las camas críticas. Pero debemos ser muy prudentes”.
/gap